Albi, la curiosa ciudad francesa donde las construcciones son rojas