París: (solo) algunos motivos para adorarla