Canoa Quebrada: la playa brasileña con historia de película y final feliz

Este balneario bohemio del norte de Brasil, cuyas playas se extienden al pie de acantilados de arena compactada, tuvo un origen de película francesa... y un final feliz
Este balneario bohemio del norte de Brasil, cuyas playas se extienden al pie de acantilados de arena compactada, tuvo un origen de película francesa... y un final feliz Crédito: Pierre Dumas
Pierre Dumas
(0)
10 de febrero de 2019  

Pasaron poco más de 30 años, pero parece que fue hace siglos. En aquellos tiempos, Canoa Quebrada era todavía un caserío bohemio adonde llegaban –luego de muchas horas de rutas en mal estado– unos pocos viajeros atraídos por los comentarios de cineastas desde la lejana Europa, deslumbrados por la belleza de las playas. El artesano local, Chico Eliziário, esculpía entonces caparazones de tortugas y se los vendía a buen precio.

Para bien o para mal –pero seguramente para bien de las tortugas– aquel mundo es solo un recuerdo. Lo único que perduró de aquellos años es la hermosura de los paisajes y una medialuna junto a una estrella. Son el símbolo del balneario, un emblema que remite al de las banderas de Pakistán, Argelia y otros otros países musulmanes.

Reminiscencia oriental

¿Fue fundada Canoa Quebrada por colonos de Medio Oriente? ¿Se trata de un enclave coránico en las costas del nordeste brasileño? Nada de eso. El símbolo fue usado por primera vez por Francisco Fernandes Pinto, que firmaba sus obras y sus artesanías como Chico Eliziário, en 1986: el último año que pasó el cometa Halley. Una amiga suya había viajado a Pakistán poco antes y seguramente le regaló algunos recuerdos que lo inspiraron; desde entonces grabó caparazones de tortuga con lo que se podía ver en el cielo por aquellas noches: una estrella muy grande y la luna.

La medialuna y la estrella, enigmáticos emblemas de un balneario muy particular
La medialuna y la estrella, enigmáticos emblemas de un balneario muy particular Crédito: Pierre Dumas

Francisco Chico falleció en 1990 y no llegó a ver cómo su balneario hippie se transformaba en uno de los grandes destinos de sol y playa del estado de Ceará (al igual que Jericoacoara, del otro lado de Fortaleza). Tuvo, sin embargo, tiempo de grabar su símbolo en una falésia de arena solidificada que bordea buena parte del litoral de la región.

Con el paso de los años y el auge del turismo, la medialuna y la estrella se convirtieron en el emblema del balneario. Fortaleza fue conectada por avión con varios continentes, los turistas empezaron a llegar en grupos y las casitas se transformaron en pousadas. Pero algo no cambió: el símbolo y el ritual de ir a verlo en los acantilados arenosos para sacarse una foto.

Hace mucho tiempo que para los locales la medialuna y la estrella perdieron todo rastro de connotación oriental y fueron adoptadas como un motivo muy local, propio. A tal punto que en las tienditas del centro algunos de los vendedores más jóvenes se sorprenden si se les pregunta el porqué de esta similitud.

Una tumultuosa película

Hoy se llega en una hora y media desde Fortaleza hasta Canoa Quebrada. Es un viaje que no tiene nada de aventura, si no es por salir del centro de la ciudad, unas de las más pobladas de Brasil. No era así en los años 60, cuando el litoral fue descubierto por algunos franceses miembros de la Nouvelle Vague. Nadie recuerda exactamente sus nombres ni lo que filmaron, pero se admite generalmente que fue gracias a ellos que el pequeño pueblo de pescadores se transformó en una playa libertaria y hippie durante aquella década. Y que sigue sirviendo de marco para filmaciones (como las telenovelas Tropicaliente y Mujeres de arena en los años 90).

Deportes naúticos en aguas cálidas
Deportes naúticos en aguas cálidas Crédito: Pierre Dumas

Lo que sí se sabe es que el cineasta francés Édouard Luntz filmó en parte Le Grabuge en Canoa. En portugués la película se llamó Operaçao Tumulto, y si los canoenses la recuerdan es paradójicamente porque nunca la vieron… se presentó recién en 1973 en Francia luego de largos años de juicio entre el creador y su productor, la 20th Century Fox, pero no se la vio en Brasil por culpa de la censura del entonces gobierno militar. Sin entrar en la sinopsis –que involucraba a piratas de la costa de Canoa Quebrada– la película mereció bien su titulo de "disturbio"…

Anecdóticamente, entre los actores que viajaron a las playas y sus falésias estaba Julie Dassin, la hija de Jules y la hermana de Joe, dos grandes figuras (del cine y de la canción respectivamente) del siglo XX.

Luego de los cineastas de la Nueva Ola, llegaron hippies desde Francia, Suiza e Italia y se instalaron en el pequeño pueblo, conviviendo con los pescadores. Le dieron el espíritu de libertad y de tolerancia que, se dice, siempre hizo la diferencia entre este balneario y los demás. En tiempos de turismo masivo, es una herencia que se traduce más que nada por música reggae en los restaurantes y por paseos en jangadas a lo largo de la costa.

Piratas al son del forró

Las jangadas son las embarcaciones, en muchas costas de Brasil. Las que están sobre la playa ya no se aprestan para salir de pesca, sino que se botan al agua cuando hay suficientes clientes para una breve navegación que recrea artificialmente el tiempo de los piratas. Lo bueno de estas salidas en el mar es que según la hora del día los rayos del sol ponen mejor en valor las falésias y sus colores rojos, amarillos y anaranjados.

Acantilados y paseos en buggie, rasgos de Canoa
Acantilados y paseos en buggie, rasgos de Canoa Crédito: Pierre Dumas

Uno se da cuenta también de que la mayoría de la gente se concentra bajo sus sombrillas y toallas al pie de la bajada principal a la playa. Un poco más lejos se ven todavía algunos buggies y equipos de parasail. Pero muy rápidamente la costa se vuelve desértica y el paisaje es tal como lo vieron los primeros pobladores.

Eduardo Paiva, quien suele acompañar a diversos grupos en estas embarcaciones y en otras atracciones de la región, comenta que "el pueblo se llamaba Esteves, pero se conocía el lugar como Barco Roto porque una embarcación pirata fue destruida por una tormenta en el siglo XVIII y sus restos se vieron durante mucho tiempo cerca de la costa. Lo suficiente para que los pescadores impusieran ese nombre".

Toda la costa de Ceará resuena todavía con historias de piratas. Muchas nacionalidades se disputaron aquellas costas durante el siglo de oro de los corsarios. Y por eso los shows nocturnos en los boliches de Fortaleza y varios locales de Canoa Quebrada giran en torno a la temática de los piratas, al son del forró (se pronuncia fojó), la música local.

La otra Broadway

Mientras el consensuado reggae suena de día, el acordeón trae forró por la noche, a lo largo de Broadway, la calle principal. El nombre es muy pomposo para una callecita que se podría recorrer en unos minutos si no fuera por las paradas en tiendas y bares.

Ahora está iluminada y pavimentada con la tradicional piedra blanca y negra de las calles brasileñas. Pero hasta hace poco era un mero camino de arena, casi una prolongación de la playa. Sin embargo en los años 60 tenía ya sus "lugares de perdición", donde actores y reali-zadores terminaban las jornadas de filmación. Fueron ellos quienes le dieron este irónico apodo y muy pocos recuerdan todavía el nombre original: Rua Dragão do Mar.

Buggies para trepar por las dunas
Buggies para trepar por las dunas Crédito: Pierre Dumas

El pavimento es más una comodidad que una necesidad, porque no llueve prácticamente nunca: "Acá tenemos 360 días de sol", asegura Alejandra Escudero, una argentina que vivió mucho tiempo allá y ahora promueve la región en Buenos Aires y el resto del país. "Es una calle chica -agrega- pero es por donde pasa toda la movida luego de la puesta del sol. La hicieron peatonal pero de todos modos los autos no podrían pasar, por la cantidad de gente en temporada alta".

El resto del día, la muchedumbre no se nota y está esparcida por la playa, en los paradores como Chega Mais y a bordo de las jangadas o en los buggies que trepan por las dunas. Esta divertida propuesta es como una vuelta de montaña rusa pero sobre ruedas, subiendo y bajando por la arena. Una parada en el camino da la posibilidad de lanzarse en tirolesa desde el tope de una de las dunas más altas hasta una laguna de aguas cálidas.

Un día en Beach Park

El cielo está siempre azul por encima de Canoa Quebrada, pero los días no pasan con la misma monotonía. Aunque el lugar sea chico, siempre hay algo por hacer: por tierra o por mar y hasta en el aire, con los parasails. El mayor parque de agua de Brasil está a una hora en dirección a Fortaleza. Es el Beach Park, un complejo que gana premios internacionales por sus juegos y atracciones, sobre todo un tobogán extremo cuyo nombre lo dice todo: Insano…

Lo que se le animan y suben a 50 metros por encima de las palmeras pueden pensar que es tarde para arrepentirse de no haberse quedado en Canoa iniciándose en el surf, paleando en kayak a lo largo de la costa o yendo en buggie hasta la media luna y la estrella talladas en el acantilado de arenas de colores. O bien simplemente no haberse quedado sobre la toalla para disfrutar de un agua de coco y comer pescados fritos…

Aunque ya no son ningún secreto, sus playas siguen siendo amplias y despojadas
Aunque ya no son ningún secreto, sus playas siguen siendo amplias y despojadas Crédito: Pierre Dumas

Por suerte el Beach Park tiene atracciones y toboganes de agua para cualquier nivel de bravura. O de sabiduría, todo depende. Quienes visitan la región le dedican por lo menos una jornada y luego regresan a su rutina canoense con cariño y añoranza, para volver a encon-trarse con la meia lua y la estrela.

Fuentes de agua fresca y buenos vecinos

Un poco más cerca de Fortaleza que Canoa Quebrada, Praia das Fontes es otro balneario nacido en torno a una aldea de pescadores. Se encuentra al borde de falésias de arena aún más coloridas que las de Canoa, donde se llegan a contar hasta doce tonalidades distintas. Pero lo que hace a Praia das Fontes distinta de todas los demás es que entre los acantilados brotan fuentes de agua dulce y fresca. Se puede ir a tomar de ellas directamente al salir del agua del mar. Algunas de estas fuentes chorrean dentro de cuevitas, como la del Amor o la Mãe D’Agua. Al igual que en Canoa Quebrada, varios vecinos abandonaron sus botes de pesca y llevan ahora a los turistas en jangadas por el agua o en buggie por las dunas y playas bordeadas de paredes naturales multicolores.

Datos útiles

Cómo llegar: Fortaleza tiene su propio aeropuerto internacional; desde la Argentina casi siempre hay que hacer vuelos en conexión desde otro destino brasileño. Se llega a Canoa Quebrada o a Praia das Fontes por la autovía estadual 040, en buen estado. Son 162 kms hasta Canoa Quebrada o 95 a Praia das Fontes. Para los que no alquilan auto, hay servicio de buses.

Qué hacer

  • Beach Park: en Aquiraz, a 35 kms de Fortaleza. Las agencias de Canoa Quebrada y Praia das Fontes organizan salidas de jornada completa para disfrutarlo. Es uno de los mayores parques acuáticos del mundo y gracias al clima de Ceará se puede disfrutar todo el año. Rua Porto das Dunas, 2734. www.beachpark.com
  • Chega Mais: es el mayor parador playero de Canoa Quebrada. Abre hasta las 17.30, poco tiempo antes del anochecer, todos los días. Se puede pasar el día entero en sus instalaciones que suman un restaurante, una tienda,
  • lockers, piletas de agua dulce, comedor y una palmera para pasar el día a la sombra frente a las olas. www.chegamaisbeach.com.br
  • Paseo en Buggy por las dunas: hay varios itinerarios por dunas y playas de la costa. Las salidas duran por lo general entre dos y dos horas y media. Arrancan con un precio de R$ 200 para cuatro personas en el mismo autito.

Donde dormir

Dos complejos all inclusive en Praia das Fontes son las mejores opciones de la región en relación calidad y precio. Uno es más orientado a parejas, el Coliseum. Está construido en un estilo que recuerda los edificios romanos, en forma en U alrededor de una gran pileta y frente a las playas. www.coliseumhotel.com.br

El otro es una opción más familiar y tiene su propio parque de agua dentro del hotel, también frente a las playas. Es el Parque das Fontes. www.hotelparquedasfontes.com.br

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.