Carnaval, de Montevideo a Panamá: una fiesta sin límites