El club de Nessie: cinco monstruos legendarios y sus lagos de ensueño

Relatos increíbles de bestias famosas, de Bariloche a Escocia y Japón
Relatos increíbles de bestias famosas, de Bariloche a Escocia y Japón
Pierre Dumas
(0)
28 de abril de 2019  

1. Argentina. La historia de Nahuelito

Fuente: LA NACION

Desde siempre los seres humanos crearon mitos acerca de animales fantásticos, por muy improbables que sean, sin importar las épocas ni los tipos de civilización. Las montañas, pero más especialmente el agua, son los lugares más propicios para ubicarlos: desde el Bukavac en Serbia o la Bèstio dóu Vaccarés en la Provenza hasta el Champ del Champlain en Estados Unidos, sin olvidar el Mokele Mbembe en el río Congo. Así es que varios lagos alrededor del mundo esconden algún monstruo, una serpiente acuática gigantesca o -por qué no- un dinosaurio que se resiste a desaparecer? Aquí nomás, en el Nahuel Huapi, está Nahuelito: es la versión andina de Nessie, la "madre" de todas las criaturas monstruosas lacustres. Estas leyendas no son aptas para espíritus cartesianos, pero los pragmáticos las ven con buen ojo, porque generan en muchos casos interesantes flujos turísticos. Aunque en el caso de Bariloche y de Villa La Angostura no hacía falta realmente... Nahuelito es entonces uno más de los atractivos de la maravillosa región del Nahuel Huapi y el más famoso de todos los supuestos monstruos lacustres de América latina. A este título, figura en las listas de los criptozoólogos. En tiempos previos a las ecosondas y otros sistemas de detección, se montó una expedición para encontrarlo. Fue en 1920, luego de varios avistajes y testimonios, pero terminó -¿como era esperable?- de modo infructuoso.Primer avistaje: en 1910. Posible forma: una serpiente de cinco a siete metros de largo. Posibles explicaciones: los vecinos más racionales piensan que podría ser un sumergible desconocido o un animal mutado a raíz de experimentos nucleares www.barilocheturismo.gob.ar

2. Escocia. El famoso Nessie

Nessie es el monstruo lacustre por excelencia. Aunque los autores del avistaje y de la primera foto que lo hizo famoso en todo el mundo reconocieron que se trata de un engaño, los vecinos del lago Ness no están dispuestos a desprenderse de su criatura ya que convirtió a su región en una de las más visitadas de Escocia. Por su mediatización, fue uno de los primeros casos estudiados por la criptozoología, una disciplina controvertida, que opera en los límites de las ciencias. Se trata del estudio de la fauna que no tiene su lugar en el mundo académico. En otras palabras, bestias cuya existencia nunca fue probada con hechos y muestras reales. Sin embargo, algunas pocas veces aquellas quimeras se hicieron realidad. Es el caso del okapi, la jirafa-cebra de los relatos de exploradores, estudiada por científicos recién a principios del siglo XX. En el caso de Nessie, hubo tantos avistajes y "pruebas" de su existencia como confesiones de mistificadores. La única certeza en esta historia es que el lago es lo suficientemente grande y hondo como para esconder secretos: 39 km de largo y hasta 270 m. de profundidad. El principal punto de partida de las visitas y de las navegaciones es el pequeño pueblo de Drumnadrochit, sobre la orilla norte. Entretiene los visitantes con dos museos dedicados a Nessie (Nessieland y The Loch Ness Centre and Exhibition) y las ruinas del castillo de Urquhart, uno de los principales sitios históricos de los Highlands. Antes de los supuestos avistajes, los antiguos celtas ya contaban leyendas acerca de dragones o kelpies viviendo en las profundas aguas de los lagos de Escocia. Nessie empezó a generar turismo en la región a partir de los años 30. Posible forma: generalmente se lo muestra bajo la silueta de plesiosaurio. Posibles explicaciones: al margen de fotos trucadas, podría tratarse de una especie desconocida o deforme de foca con cuello largo, troncos a la deriva o simplement un gran esturión. www.visitscotland.com

3. Suecia. La bestia vikinga

¿Este monstruo no es tan famoso como Nessie porque su nombre es impronunciable? Storsjöodjuret quiere decir en sueco la bestia del gran lago. Es uno de los tantos críptidos acuáticos (animales para los cuales hay solo suposiciones) que viven más en las leyendas que en el agua. En este caso se trataría de una gran serpiente que reside en Storsjön, en la región del Jämtland (centro de Suecia) y bien al norte de Estocolmo. El lago es el quinto del país en superficie. Con o sin monstruo, es un lugar de turismo rural y acampe en verano para disfrutar de la naturaleza y tratar de avistar los bien reales castores y nutrias. Las aguas son muy ricas en peces y atraen a pescadores todo el año. En invierno está completamente congelado y se realiza "pesca blanca", con hoyos que perforan la capa de hielo. Durante ese período (de diciembre a abril) los barcos dejan de cruzar el lago para llevar a vecinos y turistas de costa a costa o hacia las islas, y son reemplazados por carreteras abiertas sobre el hielo. La principal ciudad es la de Östersund, la mayor de todo el centro-norte de Suecia. Tiene servicios completos para el turismo aunque el destino tenga un poder de atracción más que nada zonal. La región de Storsjön es poco conocida fuera de Suecia. Un par de esculturas muestran una bestia estilizada, a la manera de un dibujo vikingo, con varias jorobas sobre el lomo. Son las únicas fotos del monstruo que llevan consigo los turistas de paso. Primer avistaje: fue documentado por primera vez en 1635. Pero no es el más antiguo de los monstruos escandinavos. En Islandia se describió un gran gusano anfibio en el Lagarfljot en 1345 (fue filmado hace solo unos años). Posible forma: como una gruesa y larga serpiente con jorobas, con una cabeza que recuerda la de un perro. Las autoridades lo inscribieron muy seriamente sobre la lista de las especies locales amenazadas en 1986, aunque lo sacaron en 2005. www.visitostersund.se

4. Japón. Issie, leyenda de Ikeda

El monstruo japonés más conocido es Godzilla, pero no es el único. Sobre la isla de Kyushu (las más meridional de las cuatro principales que conforman el archipiélago japonés) el pequeño lago de Ikeda es pobre en peces pero rico en leyendas. Aunque sea oligótrofo (donde los componentes nutritivos escasean) alberga una población de grandes anguilas que pueden alcanzar hasta un metro de largo. Quizás sea una de ellas la que fue confundida con Issie, el monstruo local. Aunque las tradiciones cuentan que se trata en realidad de una yegua blanca que se tiró al lago por desesperación luego de que su potrillo le fuera sacado por un samurai. Las estatuas levantadas para atraer turistas la representan sin embargo con un cuerpo de saurio y una cara que remite más a los mangas que a cualquier bicho. El lago no tiene ninguna conexión con el mar ni con ríos: se formó dentro del cráter de un volcán. No es muy grande, con solo 15 km de litoral, y a pesar de su profundidad (más de 220 m) no permitiría alimentar una gran criatura, por más frugal que sea. Con o sin Issie, el lago Ikeda es un Monumento Natural y está vinculado a varias leyendas sintoístas locales. Lo rodean varios parques, desde los cuales se integra en el paisaje con el volcán Satsuma Fuji en segundo plano.Principal avistaje: el 3 de septiembre de 1978, un vecino y una veintena de personas vieron a Issie en la superficie del lago durante varios minutos. Algunos incluso llegaron a subir a un barco para tratar de alcanzarla. Posible forma: un cuerpo alargado de cinco a diez metros de largo con jorobas. Posible explicación: podría ser una anguila excepcionalmente larga. www.ibusuki.or.jp

5. Canadá Como una serpiente

Los criptozoológos no escatiman en esfuerzos para investigar los casos que se les presentan, por raros que sean. El más famoso fue el creador de este movimiento, el belga Bernard Heuvelmans, un doctor en Ciencias que publicó varios libros y regaló una suma considerable de documentación al museo de Zoología de Lausana en Suiza. El Ogopogo figura en buen lugar dentro de ella. Su nombre viene de una canción de 1924 y designa al monstruo lacustre del Okanagan, en la Colombia Británica. Los indígenas chinook lo llamaban Auck, Hayash-hayash kust skaka kupa, el enorme animal. Hace siglos que su existencia era motivo de cuentos, mucho antes de la llegada de los colonos blancos. El lago Okanagan ya tiene de por sí la forma de una serpiente de agua que ondula entre las montañas Rocallosas. Parecería lógico entonces que una bestia de idéntica silueta lo habite. Ogopogo es el menos tímido de todos los monstruos y fue visto varias veces a lo largo del siglo XX. La más reciente data de 2002, cuando un equipo preparaba un documental sobre sus apariciones. Mejor timing ¡imposible! Una forma negra y brillante con jorobas apareció durante un minuto y medio en una de las secuencias filmadas. Algunos de los testigos dicen también que vieron varios al mismo tiempo. Lo cierto es que gracias a este monstruo el lago tiene un importante valor agregado y la estatua de Ogopogo espera a los visitantes en la ciudad de Kelowna, la tercera más importante de la provincia, luego de Vancouver y Victoria.Primer avistaje: el más antiguo registrado es de 1872 aunque se hayan comentado varios anteriores. Posible forma: como la de un serpiente, con un largo de 6 a 20 metros. Las jorobas podrían ser efecto de las ondulaciones. Posible explicación: podría ser un esturión fuera de lo común o un pez remo gigante. www.tourismkelowna.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.