Test drive: Renault Captur Bose, como estar en un concierto

El Renault Captur Bose incluye detalles estéticos exclusivos y un equipo de sonido premium de alta calidad
El Renault Captur Bose incluye detalles estéticos exclusivos y un equipo de sonido premium de alta calidad
Gabriel Tomich
(0)
29 de febrero de 2020  

Las ediciones limitadas tienen un encanto especial para muchos usuarios. El motivo principal es distinguirse del resto de los compradores del modelo: por lo general, estas series tiene elementos estéticos que la diferencian del resto de la gama.

Como debe ser, el Renault Captur Bose cuenta con los condimentos estéticos diferenciales: moldura color carrocería en el portón trasero, insignias Bose en los laterales delanteros y en las grillas de los parlantes de las puertas anteriores, protectores cromados en los zócalos delanteros y detalles grises en las salidas de aire frontales, los paneles de las puertas de adelante y en la consola central, además de un nuevo tapizado de cuero microperforado exclusivo de la versión.

Pero además, este Captur Bose, del que se producirán 400 unidades, va un poco más allá, ataca otro elemento que muchos usuarios adoran: el sonido. Así, incorpora un novedoso sistema de audio Bose, por supuesto, diseñado y calibrado exclusivamente para esta serie limitada, en procura de una experiencia de sonido de alta calidad.

Este equipo de sonido premium consta de seis parlantes de alta performance ubicados estratégicamente en el habitáculo y un subwoofer en el baúl, que no resta nada de los 475 litros de capacidad de almacenamiento de éste. Junto con el subwoofer está instalado un amplificador digital con siete canales de ecualización customizados para ofrecer el sonido que buscan los usuarios más exigentes. Y lo logra, al menos Genesis, Pink Floyd, Yes y Paul McCartney parecían estar en concierto dentro del vehículo.

Interior clásico de los productos del rombo, con instrumental analógico-digital y pantalla de 7 pulgadas
Interior clásico de los productos del rombo, con instrumental analógico-digital y pantalla de 7 pulgadas

El Renault Captur llegó a nuestro mercado en 2016 para competir en la franja alta (más sofisticada y equipada) del segmento B-SUV, cuyo escalón inferior estaba muy bien cubierto por el batallador Duster. De éste las versiones topo de gama del Captur tomaban la mecánica naftera 2.0 con caja manual de seis marchas (una distinción entre los SUV compactos). Pero los rivales directos del Captur (Honda HR-V, Nissan Kicks, etcétera) ofrecían algo más: transmisión automática. Es así que, a principios de 2018, Renault lanzó la Captur 1.6 L con caja automática del tipo CVT, que es la base de esta Captur Bose que probamos.

En efecto, el Bose agrega los elementos estéticos y el audio descriptos a la versión Intens, que es el topo de gama del Captur. Como se dijo, está equipada con el motor SCe 1.6 L (el mismo del Kicks, gracias a la exitosa alianza Renault-Nissan) de 4 cilindros, 16 válvulas y distribución variable de éstas, que entrega una potencia de 115 CV a 5500 rpm y un par de 15,2 kgm a 4000 rpm. Este propulsor está asociado a la caja de velocidad Xtronic CVT (transmisión continua variable), que también incluye 6 marchas fijas en el caso de utilizarla en forma manual-secuencial (con la misma palanca selectora); una función ésta que puede aliviar bastante el gran problema de ésta y otras muchas cajas CVT: el patinamiento que hace que el motor trepe de vueltas sin que esto se traduzca en una rápida respuesta de aceleración. Así, de 0 a 100 km/h le lleva unos buenos 14,5 s; de 0 a 400 m, 19,8 s y 36, 4 s de 0 a 1000 m; mientras que recupera de 80 a 120 km/h en 12,7 s. El consumo urbano (siempre por las características de funcionamiento de las CVT) es alto: 12,8 L/100 km; en cambio va muy aliviado en ruta a 120 km/h, con 8,8 L/100 km.

Claro está, lo favorable de este tipo de mecánica es el confort para el conductor, que no hace cambios y que estos no existen: no hay tironeos y el funcionamiento mecánico es muy suave. Tanto como el muy buen confort de marcha que ofrecen las cómodas suspensiones, que además tienen un muy buen balance para moverse en la ruta, donde también se cuenta con la invalorable ayuda del control de estabilidad (ESP) y de tracción, así como del asistente de arranque en pendiente (HSA) y la dirección eléctrica de rápida respuesta.

La posición de manejo es muy confortable (la butaca se regula en altura) y cuenta con un gran equipamiento de confort y seguridad que incluye un tablero analógico-digital, pantalla táctil de 7" para el sistema de infotainment (con navegador) muy fácil de usar y con cámara de retroceso, climatizador digital, airbags frontales y laterales, anclajes Isofix, control de velocidad y más.

Esquema del sistema de sonido del Renault Captur Bose
Esquema del sistema de sonido del Renault Captur Bose

Por su logrado diseño, amplia habitabilidad (hasta 5 personas pueden acomodarse muy bien), equipamiento y facilidad de conducción, más su estupendo sistema de audio, el Renault Captur Bose no solo se planta como un vehículo familiar, sino también como uno muy atractivo para los usuarios más jóvenes. Precio: $1.660.800.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.