Diseñan un radar tridimensional para detectar vuelos clandestinos

Lo realiza la empresa estatal rionegrina Invap, que está trabajando en el prototipo
(0)
9 de marzo de 2010  

SAN CARLOS DE BARILOCHE.-La empresa estatal rionegrina Investigaciones Aplicadas (Invap) desarrolla el prototipo de un radar tridimensional (3D) para detectar vuelos clandestinos en sitios estratégicos de la frontera.

El diseño y el desarrollo del primer radar argentino 3D se realizan en el edificio Integración Convencional de la sede central de Invap en Bariloche, por un acuerdo alcanzado con el Ministerio de Planificación Federal que prevé adquirir una serie de al menos cinco modelos para resguardar la seguridad nacional en puntos fronterizos, especialmente en la Triple Frontera.

Héctor Otheguy, gerente general de Invap, señaló a LA NACION que "los radares 3D, a diferencia de los de control aéreo, sirven para detectar aviones que no quieren ser detectado, es decir, para casos de vuelos furtivos, principalmente para el control de la frontera".

El prototipo "es desarrollado con medidas de contrainteligencia, especificaciones y criterios que determina el área de Fabricaciones Militares con el objetivo de que al ser instalado no sea ubicado ni derribado", explicó.

El objetivo es lograr el resguardo del espacio aéreo argentino, especialmente el control de la línea de frontera, donde existen radares de más de 40 años de utilidad desplegados para controlar las rutas del tráfico de drogas y contrabando en el norte del país.

El desarrollo del primer radar 3D tiene un costo de 15 millones de dólares y un plazo de culminación para fines de 2011, aunque no se descarta que se pueda comenzar a trabajar en paralelo con el desarrollo en serie del modelo.

En materia de seguridad aérea, Invap construyó 11 modelos del Radar Secundario Monopulso Argentino (RSMA) del plan de radarización que se impulsó en 2005, con una inversión cercana a los 100 millones de pesos, de los cuales sólo resta que se instalen equipos en las próximas semanas en los aeropuertos de San Luis, Córdoba y La Rioja.

La Argentina pasó de tener cinco radares dentro del sistema de control del tráfico aéreo a 16, que cubren las rutas hacia el Noroeste, Centro y Patagonia Norte, bajo la órbita de la Agencia Nacional de Aviación Civil.

Otheguy anticipó que está próximo a firmarse un nuevo contrato con el gobierno nacional por el cual Invap desarrollará 11 radares más para completar el control aéreo nacional hacia el noreste y sur del país, con una inversión de 126 millones de pesos y un plazo de instalación hacia fines de 2011.

Se estima que un 20% del valor total de cada radar se destina al exterior por la importación de elementos que no se fabrican en el país.

"Es muy importante para Invap no sólo por el contrato, que nos permite construir los radares y también realizar el mantenimiento por 20 o 30 años de su vida útil, sino también porque nos abre la posibilidad de exportar, ya que tenemos algo funcionando para mostrar desarrollado por mano de obra argentina", destacó Otheguy.

Tulio Calderón, de la Gerencia Espacial, indicó además que "se analiza ingresar al mercado internacional porque el ambiente internacional pide otro modo de comunicación que ya estamos desarrollando".

Invap es una empresa de propiedad de la provincia de Río Negro con sede en Bariloche y dependencias en Buenos Aires, Córdoba, Neuquén, Australia, Egipto y Venezuela, además de empresas subsidiarias en Brasil y Estados Unidos. Tiene un plantel de alrededor de 800 empleados, de los cuales el 80% son profesionales y técnicos especializados. En los últimos años se incorporaron recursos humanos jóvenes para el desarrollo de nuevos proyectos, especialmente profesionales en ingeniería electrónica e informática requeridos para las actividades espaciales que desarrolla la empresa.

COMPETENCIA EN EL MERCADO NUCLEAR

  • El desarrollo de la tecnología nuclear de Invap en el mercado internacional está paralizado debido a la reciente cancelación de un acuerdo con el Reino de Jordania para la construcción de un reactor nuclear y la postergación de otro contrato con Holanda. Invap presentó la mejor propuesta técnica y económica para un nuevo reactor nuclear en el Reino de Jordania por unos 100 millones de dólares, pero el acuerdo previo para obtener ese contrato acaba de ser cancelado por una contraoferta de Corea de financiar con 30 años de plazo y 10 años de gracia al 0,2% anual a un consorcio estatal-privado de su país, según indicó Héctor Otheguy.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?