Una moneda destruye el mito de la bella Cleopatra