srcset

sustentabilidad

Botellas de Amor: la forma de reciclar plásticos que unió a miles de jóvenes

María Paz Rambaud
(0)
25 de noviembre de 2019  • 15:53

Son las 7: 45 am. Keka Dewey (18) llega al colegio y deja sobre su banco una botella de plástico vacía. A lo largo del día, sus compañeros le acercan los residuos de lo que consumieron durante la clase y en el recreo: lapiceras que ya no funcionan, films, envoltorios de alfajores, cubiertos plásticos y sorbetes, entre otros. Keka agarra esa basura, revisa también los tachos, mete todo dentro de la botella y lo comprime minuciosamente. Así hasta llenar su "botella de amor", que luego servirá para fabricar sillas, mesas o macetas que son donadas con fines solidarios. "Me parece increíble cómo a partir de basura, ayudás al medioambiente y a otras personas con acciones concretas", asegura la adolescente.

Desde abril de este año, Keka participa como voluntaria en la Fundación Llena Una Botella de Amor, una entidad sin fines de lucro que incentiva el aprovechamiento de los denominados "plásticos de un solo uso". Es decir, aquellos que se convierten en basura inmediatamente después de su consumo, como los envoltorios de galletitas o los sachets de leche. Con la ayuda de quienes llenan sus botellas con estos residuos y las llevan a los puntos de acopio de la fundación, luego la empresa Econciencia Argentina fabrica muebles de "madera plástica", que, en su mayoría, son donados.

Me parece increíble cómo a partir de basura, ayudás al medioambiente y a otras personas con acciones concretas.
Keka Dewey

"Armar y recolectar las botellas no es un hobby para mi, sino un compromiso con el medio ambiente", afirma Keka.
"Armar y recolectar las botellas no es un hobby para mi, sino un compromiso con el medio ambiente", afirma Keka. Crédito: Patrio Pidal/AFV

"Me enteré de la fundación por Instagram y fue un antes y un después. Yo ya venía haciendo acciones por el medio ambiente pero recién me dí cuenta de toda la basura que producimos cuando arranqué con las botellas", cuenta Keka. En su entorno, cuando primero la veían recolectar plásticos para llenar las botellas, no entendían "qué es lo que hacía rodeada de tanta basura". Si bien al principio a sus papás les costó, luego ellos mismos comenzaron a llevarse botellas a sus oficinas. Sin embargo, entre sus amigas del colegio, aún no pudo contagiar la fiebre sustentable: "Creo que cada uno tiene su propio proceso de toma de conciencia. Yo el mío lo hice este año y entiendo que a otra gente le puede llevar más tiempo", explica.

Para Keka, "armar y recolectar estas botellas para la fundación no es un hobby". La adolescente lo considera como uno de los muchos aportes que se pueden hacer al medioambiente: "Si no se aprovechan esos residuos, después los plásticos pueden tardar de 100 a 1000 años en degradarse. Son objetos muy contaminantes", destaca. Por esa razón, cree que en verdad toda la sociedad debería involucrarse: "Con cosas chiquitas se puede ayudar un montón pero a la gente le cuesta entender la gravedad de la situación". Aún así, ella misma en silencio y con su ejemplo, logró captar el interés de varios allegados: "Familiares míos o de compañeras de clase se dieron cuenta de lo fácil que era y se sumaron". De hecho, el último mes logró recolectar 50 botellas que llevó, junto a su papá, a un punto de acopio de la fundación en Vicente López.

El último mes, Keka recolectó más de 50 botellas de amor que llevó junto a su papá a un punto de acopio de la fundación.
El último mes, Keka recolectó más de 50 botellas de amor que llevó junto a su papá a un punto de acopio de la fundación. Crédito: Gentileza

Creo que cada uno tiene su propio proceso de toma de conciencia. Yo el mío lo hice este año y entiendo que a otra gente le puede llevar más tiempo
Keka Dewey

Pero eso no es todo. En su hogar, los Dewey separan la basura hace años y reciclan los residuos orgánicos en una compostera de Eco House. También Keka, como muchos otros jóvenes inspirados por la adolescente Greta Thunberg, asistió a las marchas contra el cambio climático de marzo y mayo e hizo un cambio en sus consumos diarios: por ejemplo, dejó de comprar cepillos de dientes de plástico y ahora utiliza unos hechos a base de bambú. "En los restaurantes pregunto todo el tiempo si dan el agua en botella de plástico, y si es así, me pido otra cosa que venga en vaso o en botella de vidrio", cuenta. Además, siempre que sale, lleva en su cartera un sorbete de metal. "Son hábitos difíciles de incorporar, pero una vez que lo hacés, cambia tu mirada por completo", concluye.

El ciclo de las "botellas de amor"

En menos de dos años, entre Llena Una Botella de Amor y la empresa Econciencia Argentina, recuperaron 100.000 toneladas de plástico gracias a la recolección de 75.000 botellas que les donaron voluntarios, como Keka Dewey. Principalmente, utilizan las redes sociales para comunicar su accionar, pero también, para la fundación fue fundamental empezar a dar charlas en colegios: "Hablamos de un sujeto consciente a otro y les explicamos que si separan la basura, se puede hacer madera plástica y donar muebles o casas enteras y eso les despierta la inquietud solidaria. Acercarles la propuesta a los jóvenes siempre es un éxito", afirma Ludmila Taraborrelli, coordinadora de la Fundación Llena Una Botella de Amor. Además, asegura que en la Argentina ya son millones los que llenan sus botellas: "No hay un techo para nosotros y el éxito se debe a la buena predisposición de la gente que nos ayuda".

Entre Llena Una Botella de Amor y la empresa Econciencia Argentina, recuperaron 100.000 toneladas de plástico gracias a la recolección de 75.000 botellas que les donaron.

La Fundación Llena Una Botella de Amor trabaja en sinergia con la empresa Econciencia Argentina.
La Fundación Llena Una Botella de Amor trabaja en sinergia con la empresa Econciencia Argentina. Crédito: Gentileza

Sobre el ciclo de transformación de las botellas, la coordinadora de la fundación explica: "Primero, abrimos la botella y separamos lo que tiene en su interior. El plástico de un solo uso lo procesamos, lo llevamos a una maquina aglutinadora y con una cuchilla de papel picado lo llevamos a otra máquina donde se pone todo el material y por termofusión, se inyectan los plásticos en un molde. Cuando el mismo está lleno, lo enfriamos con agua y lo desmoldamos. La forma del molde siempre será en base a lo que queramos construir". Ludmila reitera que lo "único que necesitan" para llevar a cabo este proceso, es que la gente se anime a llenar sus botellas y llevarlas a uno de los puntos de acopio que tienen en todo el país. "No les pedimos donaciones o dinero, sólo que separen sus residuos y nos los acerquen a nosotros", concluye.

Botellas de Amor: la forma de reciclar plásticos que unió a miles de jóvenes - Fuente: Instagram

01:00
Video

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.