Internet: se triplicó la circulación de imágenes de explotación sexual de chicos

Durante la cuarentena, se triplicó el tráfico de material de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en Internet; muchas de las fotos y videos son tomadas por los mismos chicos, víctimas de grooming y otros ciberdelitos; el rol de los adultos para prevenir es clave
Durante la cuarentena, se triplicó el tráfico de material de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en Internet; muchas de las fotos y videos son tomadas por los mismos chicos, víctimas de grooming y otros ciberdelitos; el rol de los adultos para prevenir es clave
María Ayuso
(0)
21 de julio de 2020  • 13:19

Los números hablan por sí solos. Desde que se inició la pandemia por el coronavirus, en el mundo se triplicó el tráfico de material de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes -la mal llamada "pornografía infantil"- en Internet. Así lo advierten desde la International Association of Internet Hotlines (Inhope), una organización conformada por una red de líneas que reciben denuncias a escala global. En un contexto donde la hiperconectividad volvió a los chicos y las chicas mucho más vulnerables, la mayor cantidad de esas fotos y videos son tomados por ellos mismos, víctimas de grooming y otros ciberdelitos. Por eso, el rol de los adultos en la prevención y detección temprana resulta indispensable.

Engaños a través de identidades falsas, extorsiones y amenazas, forman parte de la compleja trama en que los delincuentes enredan a niños, niñas y adolescentes para obtener las imágenes que luego alimentan las redes de los pedófilos. Ante esa realidad, la semana pasada se lanzó Te Protejo Latam, una iniciativa regional que busca prevenir y trabajar en la detección temprana de delitos sexuales en Internet, así como colaborar con las autoridades para encontrar a los delincuentes, asistir a las víctimas y lograr que se haga justicia. Participan Fundación PAS (México), ChildFund Ecuador y Grooming Argentina apoyadas en la experiencia de Red PaPaz (Colombia) e Inhope, con el apoyo de End Violence Fund, International Centre for Missing & Exploited Children (Icmec) e Interpol.

Desde Grooming Argentina, destacan que nuestro país está entre los 10 con mayor tráfico de material de explotación sexual de chicos y chicas online, y que el 85% de los ciberdelitos se corresponden a la conocida como "pornografía infantil" y al grooming. Por otro lado, las cifras de Inhope muestran que entre 2017 y 2019 creció a nivel global casi un 50% la cantidad de reportes de material de abuso sexual en Internet. Con respecto a la edad de las víctimas, la mayoría tiene entre 3 y 13 años y si bien es más frecuente que sean mujeres, también creció considerablemente el número de varones. Eliminar el material de la red lo antes posible es clave, ya que de lo contrario puede estar activo durante 20 años, generando un círculo de constante revictimización.

Los pasos del grooming

El grooming es un ciberdelito que se caracteriza por el acoso de parte de un adulto a niños, niñas y adolescentes a través de Internet para obtener algún tipo de gratificación sexual o imágenes sexuales. ¿Cómo funciona? Silvia Ongini, psiquiatra infantojuvenil del departamento de pediatría del Hospital de Clínicas y coautora del libro El superpoder de la educación sexual, explica que los chicos o chicas comienzan a chatear con un nuevo amiguito virtual supuestamente de su edad. Ellos no lo saben, pero ese nuevo "amigo" es un adulto que busca establecer un vínculo de mucha confianza y recopila información importante como el colegio al que va el chico o cuál es su círculo íntimo. Mientras, lo convence de que, a modo de "juego", haga algo erótico como tomarse una foto desnudo.

Cuando las demandas del adulto camuflado comienzan a ponerse cada vez más explícitas y abusivas, el niños se niega a cumplirlas, desatándose un proceso de extorsión utilizando los datos que la misma víctima dio. Las amenazas son del estilo de "voy a mandarle las fotos que me compartiste a tus padres o compañeros de curso". No son casos aislados. Al 35% de los niños, niñas y adolescentes alguna vez le pidieron que enviaran fotos desnudos o con poca ropa y el 33% recibió imágenes o videos de contenido sexual de un desconocido que los contactó por Internet, según un reciente informe de Grooming Argentina. Además, seis de cada 10 chicos y chicas de entre 9 y 17 hablan con desconocidos por Internet y tres de 10 se encontraron alguna vez personalmente con alguien con quien se contactaron por ese medio.

La comercialización de imágenes de explotación sexual está estrechamente vinculada al grooming. "El groomer utiliza esas imágenes para satisfacer sus necesidades libidinosas o para introducirlas en una red de pornografía infantil", señala Daniela Dupuy, fiscal a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas (Ufedyci), que depende del Ministerio Público Fiscal de la ciudad de Buenos Aires. La fiscal observa con preocupación el aumento de las denuncias de casos de producción, comercialización y distribución de material de explotación sexual de chicos y chicas durante la cuarentena. Mientras que enero recibieron 3119 reportes, en abril (el mes pico) fueron 4870 y en junio 3583. Solo en la primera semana de julio, hubo 653.

Los peligros ocultos del sexting

Pero el grooming no es el único delito por medio del cual la llamada "Internet profunda" se abastece de material de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. También se nutre del sexting, una práctica extendida entre chicos y chicas de envió de mensajes, fotos y videos con contenido sexual.

"El sexting no es ni seguro ni privado. Según una encuesta que realizamos, cuatro de cada 10 adolescentes de entre 14 y 17 años lo practican", indica Hernán Navarro, fundador de Grooming Argentina. Esas imágenes pueden terminar en grupos de WhatsApp o los celulares pueden perderse, robarse o hackearse. "Hoy, un adolescente que practica el sexting sin el debido resguardo, puede ver su contenido rebotando en Internet cuando tenga 60 años", agrega Navarro. Ongini aconseja: "Cuando comparten ese material, los chicos lo ven como un juego, son inducidos por pares y no tienen conciencia de que puede ser usado por cualquiera. Como adultos, debemos hablar tranquilamente de estas cosas con ellos sin erotizar el tema ni demonizar".

Prevenir, la clave

Según los especialistas, para prevenir que los chicos y las chicas sean víctimas de este tipo de delitos, hablar del tema es clave. "Desde Grooming Argentina estamos trabajando en una Educación Sexual Integral (ESI) con perspectiva digital. Entendiendo que hoy los chicos a los 9 años acceden a su primer celular, desde primer grado tenemos que trabajar en brindar recursos para el cuidado en las plataformas digitales", sostiene Navarro.

Ongini, que es cofundadora del Centro de Asistencia y Prevención del Abuso Sexual en la Infancia y Adolescencia (Cepasi), destaca que como adultos no podemos controlar todas las variables, pero hay determinadas cuestiones vinculadas a la educación que pueden hacer que los chicos y las chicas sean menos proclives a morder ciertos anzuelos. "Debemos enseñarles a cuidarse para prevenir abusos y, en el peor de los casos, a defenderse de ellos contando con nosotros como aliados", enfatiza.

Por otro lado, aconseja que lo ideal es que hasta los 14 años, aproximadamente, los chicos no creen perfiles en redes ni las usen de la manera en que las usamos los adultos, es decir, con total privacidad y sin que nadie más tenga acceso a sus cuentas. "Cuando a un padre esto le parece exagerado, lo primero que los profesionales les preguntamos es si dejarían a sus hijos o hijas solos en una plaza del centro de la ciudad a la madrugada. Si Internet fuera un espacio físico, veríamos circular aún más gente que en una plaza a cualquier hora. Definitivamente, no es un espacio saludable para dejarlos solos", ejemplifica Ongini. Por eso, establecer reglas claras en el uso de Internet resulta indispensable.

Más información:

  • Para hacer la denuncia, contactarse con la Fiscalía de Cibercrimen de la Procuración General de la Nación: cibercrimen@mpf.gov.ar. En la ciudad de Buenos Aires, se puede denunciar en la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravernciones Informáticas (Ufedyci), que depende del Ministerio Público Fiscal porteño: 0800-3334-7225 / denuncias@fiscalias.gob.ar. Además, en cualquier dependencia policial o fiscalía del Por otro lado, en la línea 134 se otorga información, asesoramiento y se reciben denuncias. En la App de Grooming Argentina, disponible para Androide y Iphone también se puede denunciar y ser asistido las 24 horas por un especialista: www.groomingargentina.org
  • Grooming Argentina
  • Centro de Asistencia y Prevención del Abuso Sexual en la Infancia y Adolescencia (Cepasi):cepabusosexualinfantil@gmail.com
  • Te Protejo Latam: Su objetivo es trabajar de forma articulada para dar respuesta a un delito que no conoce de fronteras, ya que el material puede obtenerse en un país, estar alojado en otro y distribuirse en un tercero.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.