“Cuando le dije a mi tía: ‘Caco me toca’, lo primero que hizo fue creerme”