Su jefe no lo quería en su equipo por ser ciego pero se volvió una pieza clave