La docente tucumana que se preocupó por la salud de los alumnos

Un grupo de docentes y alumnos recorren escuelas rurales y enseñan a sus pares a construir pasteurizadores y filtros de agua caseros con elementos fáciles de conseguir
Un grupo de docentes y alumnos recorren escuelas rurales y enseñan a sus pares a construir pasteurizadores y filtros de agua caseros con elementos fáciles de conseguir Crédito: Cortesía Un Enemigo Invisible
Pedro Colcombet
(0)
10 de septiembre de 2019  • 17:28

Un grupo de cuatro estudiantes secundarios irrumpen en una clase de una escuela del paraje rural Ranchillos Viejos, en el este de Tucumán. Llevan un bidón de agua sin fondo, algodón, arena, piedras, mapas de la provincia y cartulinas. Ante la atenta mirada de los chicos, se disponen a armar un filtro de agua casero y alertarlos sobre los efectos nocivo del arsénico que consumen diariamente.

Esta escena se repite regularmente en esta y otras escuelas de la zona, gracias al proyecto educativo "Un enemigo invisible" de la escuela secundaria Bernabé Aráoz, que fue impulsado por la profesora Fernanda Galero. Por su impacto positivo, la iniciativa la convirtió en una de las finalistas de Maestros Argentinos, una convocatoria del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, que reconoció por primera vez a docentes del nivel medio que con sus proyectos logran mejoras en el aprendizaje de los estudiantes.

El proyecto se convirtió en un método innovador para investigar con los chicos y poner en práctica conocimientos de diferentes materias al crear un purificador de agua casero y, luego, se transformó en una herramienta para hablar en escuelas rurales sobre la contaminación del agua con arsénico y sus efectos nocivos para la salud. Además, son los propios alumnos los que explican cómo purificar el agua a través de este filtro y pasteurizador, que enseñan a fabricar de manera sencilla y económica.

"Como docente es muy inspirador ver cómo los chicos asumen el rol de educadores solidarios, ayudando a sus pares y visibilizando una problemática muy grave que prácticamente se desconoce", cuenta Galero, quien el año pasado recibió también el premio Comunidad a la Educación de Fundación LA NACION.

El proyecto tuvo dos etapas de preparación: la primera, en 2017, cuando la docente logró con éxito construir un pasteurizador casero a base de energía solar junto a sus alumnos. Usando una caja de madera, papel aluminio, pintura negra, una tapa de vidrio y aprovechando los rayos del sol, lograron pasteurizar hasta cuatro litros de agua en menos de tres horas.

La segunda etapa se dio cuando, conversando con sus colegas del Bernabé Aráoz, el docente Diego Lucero, que también daba clases en una escuela a 75 kilómetros de San Miguel, le comentó sobre el marcado problema que tienen con el arsénico en el agua, principalmente, porque se toma mucha agua de pozo.

Fernanda y sus alumnos recorren escuelas rurales de Tucumán con su filtro casero de agua

02:32
Video

El arsénico es un metaloide de origen natural presente en la corteza terrestre y que contamina tanto el agua subterránea como las aguas superficiales y que, de consumirse por más de 10 años, puede ser llegar a ser muy nocivo, derivando en problemas gastrointestinales, diabetes, bronquitis crónica, verrugas, daños en la piel y hasta cáncer, según el Centro de Ingeniería en Medioambiente del ITBA. Galero afirma que estas enfermedades están muy presentes en el este de Tucumán, donde el nivel de arsénico en el agua oscila entre los 10 a 50 microgramos por litro. Si bien este número se adecua a los parámetros del Código Alimentario Nacional, supera el valor determinado estrictamente hace 10 años por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un máximo de 10 microgramos por litro.

Fernanda Galero supervisa todas las exposiciones de sus alumnos. Muchas veces, viajan en su auto particular a las escuelas rurales
Fernanda Galero supervisa todas las exposiciones de sus alumnos. Muchas veces, viajan en su auto particular a las escuelas rurales Crédito: Lucía Osorio / La Chispa Films

El desafío para Fernanda y sus alumnos era encontrar una forma de limpiar las impurezas sólidas del agua de forma fácil, efectiva y económica para que los alumnos de las instituciones rurales de la región lo pudiesen aplicar en sus casas. Luego de mucha investigación, lograron dar con un filtro casero que, en cierta forma, emula lo que sucede en la naturaleza, donde el agua se purifica de forma natural al pasar por distintos tipos de materiales.

Desde un principio, la idea fue que la fabricación del filtro de agua casero fuese sencilla y económica
Desde un principio, la idea fue que la fabricación del filtro de agua casero fuese sencilla y económica Crédito: Lucía Osorio / La Chispa Films

Con este el filtro casero (hecho con el envase de un bidón rellenado con algodón, piedras, grava, carbón activado, arena gruesa y fina) y el pasteurizador, lograron que en algunas zonas el nivel de arsénico bajara hasta 2,5 microgramos por litro. "Con un método casero y barato, logramos hacer de un agua contaminada, un agua prácticamente pura y que no representa ningún peligro para la salud. Habíamos logrado lo que buscábamos", sostiene la docente.

Desde entonces y durante todo el año escolar, realizaron visitas a las escuelas rurales y, para que la comunicación fuese más efectiva, decidieron que fuesen los propios alumnos de cuarto año los que dieran las charlas a sus pares. "No queríamos que los chicos viesen la presentación como una clase más, sino que queríamos llamar su atención haciendo algo diferente", aclara Fernanda.

Mónica (izquierda) en plena presentación junto a sus compañeros
Mónica (izquierda) en plena presentación junto a sus compañeros Crédito: Lucía Osorio / La Chispa Films

Fernanda remarca que el cambio que generó el proyecto en sus alumnos no pasa solamente por lo académico, sino que logró unir al grupo y que adquieran valores como la empatía y el compañerismo. "Hay algunos que me dijeron que gracias al proyecto se quieren dedicar a la docencia. Eso es un orgullo enorme para mí", concluye la profesora.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.