Una empresa con fines sociales fabrica zapatillas con basura

Xinca utiliza desechos de neumáticos y emplea a grupos vulnerables
María Ayuso
(0)
22 de septiembre de 2016  

Ramón Garro tenía 31 años cuando, después de 10 años de trabajar en una empresa productora de vides, lo despidieron. Había pasado por dos operaciones de columna y sus patrones consideraron que ya no era apto para las labores en el campo. Oriundo de Cruz de Piedra, Mendoza, donde vive con su esposa y sus tres hijos, cayó en la desesperación. "No conseguía laburo en ningún lado. Cada vez que me pedían una revisación médica y se enteraban de mis operaciones, no me volvían a llamar", recuerda.

Ramón Garro ?en plena producción
Ramón Garro ?en plena producción Fuente: LA NACION - Crédito: Gza. Xinca

Aquel tiempo en que todas las puertas se cerraban le parece una pesadilla lejana: hoy, junto con 15 beneficiarios de Impulso Social, asociación civil que cofundó, Ramón trabaja en la elaboración de zapatillas para Xinca. Se trata de una empresa B que desarrolla calzados incorporando residuos de la industria de neumáticos y textil, al tiempo que incorpora en su proceso de producción a personas en situación de vulnerabilidad económica y social.

"Mi vida cambió un montón. En esos dos años que no conseguía trabajo sentía que no servía. Pero después conocimos a los chicos de Xinca. Es una empresa, pero te tratan de una manera diferente: no como si fueran nuestros patrones, sino nuestros hermanos -confiesa Ramón-. Cuando uno viene de abajo, sabe lo que es trabajar en lugares donde el trato no es bueno. Hoy, en cambio, nos sentimos muy valorados y hacemos lo que nos gusta."

Calzado consciente

"Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos" y "Calzá conciencia" son el lema y la propuesta de Xinca, cuyo objetivo es forjar un cambio social y ambiental generando oportunidades a partir del reciclado. "Somos tres profesionales que compartimos los mismos valores y decidimos dejar de ser espectadores de las problemáticas sociales y ambientales", dice Alejandro Malgor, de 34 años, licenciado en Imagen Empresaria y cofundador de la empresa junto con Nazareno El Hom (36, licenciado en Marketing) y Ezequiel Gatti (38, Administrador de Empresas).

"Buscamos hacer negocios de una forma diferente y redefinir el sentido del éxito empresarial. Queremos ser algo más que una marca de zapatillas: no nos preocupamos sólo por la rentabilidad, sino por quiénes y cómo hacen nuestros productos -cuenta Malgor-. En la Argentina se generan 120.000 toneladas de residuos de la industria del neumático por año, y esto representa una gran amenaza en términos de contaminación. La suela de nuestro calzado se desarrolla con el caucho reciclado de neumáticos fuera de uso. Y para la parte superior (capellada) reutilizamos telas de diferentes orígenes."

Las zapatillas (y otros productos como gorras y mochilas) pueden adquirirse online en el sitio de Xinca, en Mercado Libre o Netshoes; también en tiendas multimarca. "Desde que empezamos en 2013 reciclamos 13.200 kilos de residuos de neumáticos, 1700 de blader [un desecho que se produce durante la elaboración de aquellos], 1500 de la industrial textil, 400 de lonas publicitarias y 2200 bolsas de arpillera", cuenta Malgor. "Llevamos elaborados unos 19.000 pares de zapatillas. Este año nos proponemos hacer 1000 por mes y, en 2017, 1500."

Además de emplear a personas de la asociación a la que pertenece Ramón (y que trabajan en el cortado y bondeado -pegado de telas- de las zapatillas), otro de los lugares de trabajo de la marca es el penal San Felipe en Mendoza, donde capacitan a 32 internos de entre 25 y 50 años para fabricar el calzado, permitiéndoles tener así una salida laboral cuando cumplen su condena. "Creemos que la verdadera inclusión se da cuando el otro es escuchado y valorado, dándosele la posibilidad de que desarrolle su creatividad y potencial", dice Alejandro.

Y concluye: "El primer desafío que tuvimos fue demostrar que con la basura se puede hacer un producto de calidad. Nos encantaría que más gente nos elija y sea consciente de que detrás de cada compra hay un impacto social y ambiental".

Reconocimiento internacional

Cómo colaborar

Xinca

www.xinca.com.ar

Premio VIVA

Stephan Schmidheiny

Destaca anualmente las iniciativas de emprendimiento social más innovadoras de América latina. En 2016 se registraron 663 casos y Xinca fue una de las tres finalistas en la categoría Innovación en Empresas Sostenibles.

Premio Latinoamérica Verde 2016

Galardona a los proyectos de la región dedicados al cuidado del planeta y la mejora en la calidad de vida de las personas. Xinca obtuvo el primer puesto en la categoría Manejo de Residuos Sólidos y el número cuatro en el ranking de los 500 mejores proyectos.

$ 800

Es el precio promedio al que se pueden conseguir las zapatillas. Hay varios modelos disponibles.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.