Aprender a escuchar, mucho más que quedarse callado