Colonizar contra viento y marea