Con sus principales museos cerrados, Mendoza refugia su arte en el vino