David Lamelas: la continua obsesión del proyecto