Diversidad racial: ¿nueva piedra de toque para representar los clásicos?