Dormir en el Louvre: el sueño de una noche a solas con La Gioconda

Los ganadores se despertarán en una pirámide en el interior de la pirámide mayor
Los ganadores se despertarán en una pirámide en el interior de la pirámide mayor Fuente: Reuters - Crédito: Charles Platiau
En otro golpe de marketing institucional, el museo francés hizo una alianza comercial con una plataforma de alquileres para ofrecer una experiencia inusitada; se celebran así los 30 años de la pirámide
Luisa Corradini
(0)
5 de abril de 2019  

¿Dormir bajo las estrellas, en el museo más visitado del mundo? Apenas imaginable, pero posible. Solo basta participar en el concurso organizado por el museo del Louvre y la plataforma de locación AirBnB, para festejar los 30 años de la célebre pirámide. "Intentamos proponer el sueño más increíble que alguien haya cumplido jamás. El viaje supremo", dice Emmanuel Maril, director de AirBnB Francia .

Llegar con la persona de su elección al museo a eso de las 18.30 de un martes, día de cierre, tener a su disposición una historiadora de arte que generalmente acompaña celebridades como Barack Obama, Beyoncé o Jay Z para un recorrido detallado, tomar un cóctel frente a Mona Lisa, cenar junto a la Venus de Milo y dormir entre las obras del museo más visitado del mundo. Ese sueño se hará realidad el 30 de abril para quien mejor explique, en 800 caracteres, por qué sería el invitado ideal de La Gioconda.

¡Atención! Las respuestas deben llegar antes del 12 de abril a las 23.59 horas de París (cinco horas menos en Argentina). Un jurado optará después por la mejor declaración de amor a Mona Lisa, acompañado de un ejército de traductores en una decena de idiomas. Los interesados en participar deben ingresar en airbnb.com/louvre. "Nos alegra poder ofrecer esta experiencia atípica al ganador y a su invitado, que tendrá la felicidad de vivir una noche única en el museo, en un decorado especialmente concebido para la ocasión", dijo a su vez Anne-Laure Béatrix, administradora general adjunta del Louvre en un comunicado.

La pareja ganadora será alojada por tres noches en París, dos en un hotel y la tercera en el museo, pasajes de avión incluidos. Los términos exactos -sobre todo financieros- de la operación entre el museo y la plataforma de alquiler de alojamientos particulares no fueron publicados. En el Louvre, sin precisar si el concurso se realiza en el marco de un mecenazgo, se congratulan de "asociarse con un sitio internet mundialmente conocido y particularmente popular entre los jóvenes". "Esto nos permite sensibilizar nuevos públicos en el planeta", se felicita la institución. Por su parte, AirBnB aprovecha la operación para ampliar sus ficheros de clientes potenciales (es necesario identificarse para entrar al sitio).

El 30 de abril, después de una primera visita guiada acompañados de una especialista del arte, los ganadores intentarán descubrir el secreto de la sonrisa de Mona Lisa, en el silencio más absoluto, sin la muchedumbre que se agolpa cotidianamente.

Más tarde, a los pies de la Venus de Milo comerán un menú compuesto en torno al tema del amor y la belleza, en honor a la diosa Afrodita. La joven artista pop folk Sarah Jeanne Ziegler les ofrecerá un concierto en los apartamentos privados de Napoleón III.

Situadas en el ala Richelieu del museo, las salas Napoleón III fueron abiertas al público recién en 1993, después de haber pertenecido durante un siglo al ministerio de Finanzas. Y para que la soirée termine de la mejor forma, el ganador y su acompañante podrán deslizarse en una maravillosa cama instalada bajo las estrellas, separados por los 603 rombos de vidrio y acero de la célebre pirámide. "Después de todo, solo los reyes de Francia durmieron en el Louvre", señala Anne-Laure Béatrix. A las 8 de la mañana del día siguiente, no será un festín sino un excelente desayuno que degustarán los residentes del Louvre.

Esta no es la primera vez que AirBnB organiza este tipo de experiencias. En 2015, por ejemplo, en asociación con la Alcaldía de París, la plataforma invitó a una persona a dormir en la catacumbas. La iniciativa provocó polémica, pero los responsables municipales dijeron haber recibido 350.000 euros de AirBnB, un maná financiero consecuente para ese sitio turístico mucho menos popular que el Louvre.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.