El festival de la luz: el retrato, ese viejo conocido