Espejo del mundo femenino

La escritora cuenta los orígenes de su nuevo libro, Todo sobre las mujeres (Emecé), un florilegio comentado de citas, canciones populares y cuentos folklóricos de diversas culturas, en los que coexisten la misoginia, los elogios dudosos y las alabanzas sinceras
Ana María Shua
(0)
5 de octubre de 2012  

El neurólogo Paul de Moebius (1853-1907) escribió un delicioso tratado Sobre la inferioridad mental de la mujer , que condensa todos los prejuicios misóginos de la humanidad, convirtiéndolos en teoría científica. El libro puede abrirse al azar y se disfrutará de cualquier párrafo. Es una especie de biblia de la misoginia universal. Aquí va una de estas asombrosas hipótesis "científicas" de Moebius:

No quiero insistir en la prueba de que el cerebro femenino rinde menos que el masculino, pues esto ha sido demostrado en numerosas ocasiones y es evidente para una persona sin prejuicios, sino en el hecho de que la inferioridad del cerebro femenino es útil y necesaria. Casi setenta años antes, ese genio de la literatura francesa que fue Stendhal (1783-1842), había creado extraordinarios personajes femeninos, mostrando, por ejemplo, en La cartuja de Parma , la función fundamental que cumplían las mujeres en la vida política de la época.

Ninguno de los grandes escritores de ficción (poetas épicos, novelistas, cuentistas, dramaturgos) describió como seres inferiores a sus personajes femeninos. Todo gran escritor está íntimamente consciente de la humanidad esencial, única, personal, de cada uno de los personajes. Shakespeare creó a Ofelia, a Porchia, a lady Macbeth y no pretendió que ninguna de las tres fuera la representación de La Mujer. Cada una de ellas es mujer a su manera.

Mi libro Todo sobre las mujeres reúne cuentos folklóricos de los más diversos países y culturas, proverbios, canciones populares y citas de autor a favor y en contra de la mujer. La historia de este libro comenzó hace unos años, recopilando coplas populares argentinas. Apenas empecé a investigar, me sorprendió la variedad y cantidad de las coplas anónimas que expresaban el odio y el miedo a la mujer, algunas tan violentas como ésta: "A la mujer hay que amarla y quererla de rodillas/ y en la primera ocasión/ romperle cuatro costillas". Ese material no servía para mi libro de coplas, destinado a las escuelas. En cambio, fue el comienzo de otro libro sobre la misoginia en la literatura folklórica mundial que se llamó Cabras, mujeres y mulas .

Cabras... se vendió mucho, pero hubo mujeres que no lo entendieron. ¿No basta con que los hombres hablen mal de nosotras?, me decían algunas. ¿Por qué traicionaste a tu género?, preguntaban otras. Con ciertas lectoras pasó algo todavía peor. Bajaban la cabeza y decían: "Claro, tu libro tiene razón, las mujeres somos así: veleidosas, tontas, complicadas, difíciles, tercas, estúpidas, malas…". A la hora de acusarnos a nosotras mismas, la lista de adjetivos es interminable.

Yo había intentado mostrar una situación histórica que suponía revertida, formas del prejuicio que, por anticuadas y exageradas, debían resultar cómicas. No había tenido en cuenta que la descalificación de la mujer estaba todavía tan presente en la sociedad actual. Por supuesto, explicaba el tema en mi introducción pero… es una ilusión de los autores pensar que la mayoría de los lectores leen nuestros prólogos.

Por eso, cuando decidí publicar otro libro sobre el tema, no me limité a la misoginia. Intenté dar una imagen más completa de la mujer tal como la ve la sabiduría popular. Además de los cuentos, proverbios y canciones misóginas, incorporé elogios a las cualidades femeninas. Y mostré cómo en todos los pueblos se cuentan también historias acerca de mujeres buenas, valientes, fieles y generosas. Pero además agregué comentarios a cada uno de los cuentos, para ubicarlos en su cultura y en su contexto histórico. En muchos casos, ese comentario me sirvió para demostrar cómo un supuesto elogio se puede convertir en un bombón envenenado, con el que se pretende, en realidad, fijar a la mujer en determinados roles sociales. Todas las alabanzas que sitúan a la mujer en un lugar por encima del hombre contribuyen a confirmar el prejuicio, sacándolas de su lugar de personas. Quien pone a la mujer en un pedestal por lo general prefiere que no se baje de allí.

Así trabajé también Todo sobre las mujeres , en el que incluí mucho material nuevo tomado de la sabiduría popular (tan contradictoria, por cierto). Y agregué citas de personajes célebres que escribieron a favor o en contra de la mujer.

Las diatribas contra la mujer, igual que los elogios dudosos, provienen tanto de hombres como de mujeres. Naturalmente, encontramos más opiniones contra la mujer en autores y textos más antiguos, sobre todo de la Edad Media. Y por supuesto, las mujeres que se atreven a hablar, a favor o en contra de sí mismas, pertenecen a los últimos dos siglos.

El libro comienza con un texto atroz, de un autor argentino, que se consideraba excelente lectura para aleccionar niñas hace apenas cincuenta años: "Destino de mujer". Y termina con Las bodas de Lady Ragnell , un relato medieval tan moderno y tan inteligente que puede contestar, con mucha más precisión que Freud, una famosa pregunta sobre el género femenino: qué quieren las mujeres.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.