Gutenberg, vigente en la era de Internet

Su invento revolucionó la historia de la comunicación al masificar los textos; la "Biblia de 42 líneas" fue su obra más conocida
(0)
23 de septiembre de 2000  

La ciudad de Maguncia, en Alemania, a orillas del Rin y al sudoeste deFrancfort, festeja este año el sexto centenario del nacimiento de su hijo más ilustre: Gutenberg o "el hombre del milenio", como lo eligieron periodistas norteamericanos en la revista Time.

Ante el desarrollo del texto electrónico, el cual parece completar o tal vez reemplazar el texto impreso, ¿qué sentido tiene hoy la conmemoración?

Johannes Gutenberg revolucionó la historia de la difusión y de la reproducción de los escritos con la invención de la imprenta de tipos móviles metálicos, a mediados del siglo XV.

Así lo ilustra la obra digital histórica titulada "El invento del arte de la imprenta, un giro en la historia de los medios", publicada por la ciudad de Maguncia y el Museo Gutenberg, de esa ciudad, con la dirección del profesor Harald Pulch. El trabajo se realizó con la colaboración de Eva-Maria Hanebutt-Benz, directora del Museo Gutenberg, y Andreas Henrich, profesor del Instituto de Artes Especializado en los Medias, en Colonia.

¿Invento o reinvento?

La impresión de motivos, de imágenes, incluso de textos existía antes de Gutenberg, a partir de madera grabada.

En China, entre el siglo XI y el siglo XIII de nuestra era, ya habían sido impresos enciclopedias, libros y colecciones de literatura.

Los tipos móviles de madera, y más tarde de metal, ya habían sido inventados en Corea y en China, pero no habían logrado el mismo impacto. Por una parte, porque los sistemas de escritura tenían miles de caracteres diferentes y, por otra, porque la impresión a partir de planchas de madera era el medio más barato.

"Nada prueba que Gutenberg tenía informaciones de esta técnica antes de realizar su propio invento. La radical novedad, con Gutenberg, reside en la asociación de los tipos móviles para la composición del texto y de la prensa de imprimir, inexistente en las sociedades asiáticas, llevando a la impresión en hojas de papel", dijo el historiador Roger Chartier, de L´Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, de París.

El objetivo del inventor de la imprenta, extremadamente difícil tanto desde el punto de vista técnico como estético, era reproducir mecánicamente las letras utilizadas en los manuscritos. Los "patrones" de las letras eran cortados en pequeñas varas de acero y los troqueles hechos de esta manera se imprimían en algún metal blando tal como cobre, produciendo así las matrices. Estas eran fundidas en el molde para que formaran el tipo. Los tipos producidos se alineaban, formando frases. Cubiertos de tinta, imprimían el texto sobre hojas de papel, colocadas en una prensa.

Así salieron los primeros textos impresos en el taller de Gutenberg. Uno de ellos es la famosa "Biblia de 42 líneas" -cada página llevaba 42 líneas- completa y escrita en latín, publicada entre 1452 y 1454 en 180 copias.

Esta nueva tecnología satisfacía el respeto de los aspectos más artísticos de los manuscritos. Cada reproducción que salía de las máquinas de Gutenberg era fiel a los colores, los adornos y la jerarquización del texto, clarificando también su forma. Los párrafos justificados permitían un equilibrio visual sin dañar los ornamentos.

La imprenta, tal como Gutenberg la racionalizó, pudo expandirse en Europa y responder a una demanda de libros cada vez más amplia, en tiempos de establecimiento de universidades, y de crecimiento de las ciudades, pese a las restricciones sociales muy fuertes al acceso cultural.

El creador de la imprenta

  • Si bien se conoce la naturaleza del invento, pocos detalles se saben de la vida del inventor. Su nacimiento en el año 1400 es una fecha estimativa. De allí surge el cálculo que lleva a festejar este año en todo el mundo la celebración del sexto centenario de su nacimiento. Su verdadero nombre era Johannes Gensfleisch. Tenía un buen conocimiento de literatura, latín y artesanía. En su juventud emigró por razones políticas a Estrasburgo, donde su familia tenía contactos importantes. En asociación con el financiero Fust y el calígrafo Schöffer, fue en Maguncia donde Gutenberg creó su taller de impresión, en 1450. La directora del museo que lleva su nombre indica que "todo muestra que Gutenberg no sólo era un hombre de visión a largo plazo, sino también un excelente organizador y un empresario calculador. Gutenberg prosiguió sus impresiones después de la separación conflictiva con sus asociados. Tuvo que irse de Maguncia en 1462 por la crisis política que se vivía e instalarse en Eltville, donde murió el 3 de febrero de 1468.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.