Habrá cine, libros y aulas en el Cosmos

La UBA compró la sala por US$ 2,5 millones
(0)
31 de diciembre de 2009  

Una de las salas cinematográficas porteñas con mayor protagonismo en la historia reciente del país, el cine Cosmos, fue adquirida por la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"No sólo nos liberamos de algunos alquileres, sino que compramos un cine que es patrimonio histórico del país del que preservaremos su espíritu", dijo el rector de la UBA, Rubén Hallú, al anunciar días pasados la firma de la escritura del edificio de privilegiada ubicación, en avenida Corrientes 2046, vecino del Centro Cultural Rojas, propiedad también de esa universidad.

El legendario cine, que exhibió films soviéticos, europeos y de producción independiente y se convirtió en un bastión de resistencia cultural durante la última dictadura militar, había cerrado sus puertas, por segunda vez en 28 años, en enero pasado.

Su ahora ex propietario, Isaac Vainikoff, distribuidor cinematográfico, anunció entonces el cierre "para siempre" de esa sala. "Cuando hace tres años puse a la venta el Cosmos, mucha gente de diferentes ámbitos reaccionó expresando su solidaridad. Sin embargo, nada útil, en concreto, ocurrió", dijo entonces Vainikoff.

Hallú recogió el guante y propuso al Consejo Superior de la UBA la compra del edificio y del cine. En diálogo con LA NACION, el secretario general de la UBA, Carlos Más Vélez, explicó que esta adquisición, por la que pagaron 2,5 millones de dólares, "responde a una necesidad, porque el Centro Cultural Rojas creció mucho en su oferta, y por esto alquilaba varias aulas para sus cursos".

Más Vélez también anticipó que se instalará un local de Eudeba, cuya visibilidad, sobre la avenida Corrientes potenciaría sus ventas. Aún no se resolvió la suerte que correrá el clásico local de esa editorial, ubicado cerca del Congreso de la Nación. Además del cine, las aulas para cursos de extensión universitaria y del local de la librería, se trasladarán a esa nueva dirección algunas oficinas administrativas del Rectorado que hoy funcionan en espacios alquilados o dentro de la sede de Viamonte 444.

"El ahorro que se hará en alquileres compensará rápidamente el gasto de la compra", dijo el funcionario de la UBA, quien informó también que aún no se decidió qué ciclos de cine se proyectarán en la nueva etapa del Cosmos, que comenzaría en marzo. "No vamos a dejar que se desvirtúe el espíritu que siempre tuvo", dijo Hallú.

Vainikoff había comprado el edificio de la calle Corrientes y el cine que funcionaba allí desde 1929 -el Cataluña- y lo transformó en el Cosmos 70. Se inauguró en 1966, con la proyección de la película Dominique . Se caracterizó por ofrecer en sus carteleras films soviéticos, checos y, uno de los ciclos más recordados, el dedicado a Ingmar Bergman. El Cosmos sobrevivió a las vicisitudes económicas y políticas hasta noviembre de 1987, cuando cerró por primera vez para convertirse en una discoteca.

Tres años después, en enero de 1990, reabrió con una sala remozada para 200 butacas y un microcine para la proyección de películas en video a pantalla gigante.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.