El día en que Mick Jagger le confesó a Borges su fanatismo