Juan Pablo II hizo un llamado a la paz en el mundo

Imploró por "una paz que sea fecunda, estable y duradera, así como una convivencia en la unidad, dentro de la maravillosa y variada diversidad de sus pueblos y ciudades"
(0)
3 de mayo de 2003  • 14:21

MADRID.- El Papa Juan Pablo II hizo hoy un llamamiento a la paz en España y en el mundo y abogó por la convivencia de los españoles dentro de "la unidad".

"Imploro del Señor, para España y para el mundo, una paz que sea fecunda, estable y duradera, así como una convivencia en la unidad, dentro de la maravillosa y variada diversidad de sus pueblos y ciudades", afirmó el Papa en su discurso de llegada, pronunciado ante los Reyes y el Gobierno español en el aeropuerto de Madrid.

En su discurso, leído en un perfecto castellano, el Pontífice, con voz fuerte y clara, se refirió a la paz en numerosos momentos.

El Obispo de Roma dijo que sentía una gran emoción por estar por quinta vez en España, un país que forma una comunidad católica "dos veces milenaria".

El Pontífice afirmó que la paz es obra de "la justicia, la verdad, el amor y la solidaridad", y añadió que los pueblos sólo la gozan cuando siguen los dictados de la ley de Dios.

El Papa Wojtyla imploró la paz para este país, diciendo: "La paz esté contigo, España".

Tras este acto, el Papa por la tarde celebró en el aeródromo de Cuatro Vientos, en las cercanías de Madrid, una vigilia en la que participaron varias decenas de miles de jóvenes, y mañana, proclamará santos a cinco españoles que vivieron en el siglo XX.

Al resaltar la vida de los beatos, el Papa señaló "que en este momento histórico, ellos son luz y camino para vivir con valentía la fe, para alentar el amor al prójimo y para proseguir con esperanza la construcción de una sociedad basada en la serena convivencia de los ciudadanos".

Aseguró que sigue con vivo interés las vicisitudes de España, y que constata con satisfacción el progreso de este país.

A este respecto, abogó por mantener los valores "auténticos y permanentes" que buscan el bienestar de la persona desde el nacimiento, su acogida en familia y las sucesivas etapas de inserción y participación en la vida social.

De los jóvenes, dijo que son los protagonistas del futuro, que tiene plena confianza en ellos y que está seguro de que "no defraudarán ni a Dios, ni a la Iglesia, ni a la sociedad de la que provienen".

Juan Pablo II se refirió a la consolidación de la Europa unida, y recordó una frase que pronunció cuando visitó Santiago de Compostela, en 1982.

"Europa, vuelve a encontrarte, sé tu misma, aviva tus raíces", dijo.

El Pontífice se mostró convencido de que España aportará su rico legado cultural e histórico de sus raíces católicas a la construcción europea.

Una vez más, Juan Pablo II proclamó que Europa, la nueva Europa, no puede olvidar sus "raíces cristianas".

Durante la lectura de su discurso, el Papa fue interrumpido en numerosas ocasiones por los varios miles de españoles que le recibieron en el aeropuerto en un día caluroso de primavera.

Cuando le corearon "Juan Pablo II te quiere todo el mundo", él, con cara de satisfacción, improvisó y les respondió: "puede ser, en España es verdad".

Juan Pablo II inició hoy su visita a España, poniendo a prueba su endeble salud y preparándose para dar un nuevo impulso al catolicismo ibérico.

Esta es la quinta visita de Juan Pablo II a España y la número 99 al extranjero en sus 24 años de papado.

La Iglesia espera contar con un millón de personas en el servicio, durante el cual el sumo Pontífice beatificará a cinco españoles.

Los dos sacerdotes y tres monjas del siglo pasado serán beatificados por su trabajo con los pobres. Uno de ellos, Pedro Poveda, fue fusilado por las fuerzas republicanas en 1936, durante los primeros días de la guerra civil española.

Esta tarde, el Papa se dirigió a los jóvenes en una base aérea en las afueras de la capital.

Funcionarios del Vaticano indicaron que su visita de 32 horas a España es una prueba para su salud, así como un preparativo para viajes más ambiciosos en este año, como a Croacia y Mongolia.

Diego Torres cantó ante Juan Pablo II y una multitud de fieles

El intérprete argentino Diego Torres entonó esta tarde las estrofas de su hit internacional "Color esperanza" frente al papa Juan Pablo II y cientos de miles de jóvenes españoles, que se dieron cita en el Aeródromo Cuatro Vientos de Madrid, España.

La multitud, congregada para escuchar las palabras del jefe de la Iglesia Católica, coreó las estrofas de "Color esperanza", que fue elegida para este acto por la Conferencia Episcopal española, por considerar que "resume el espíritu positivo" de la juventud de su país.

Vestido con un camisa negra y jeans, Torres cantó a un costado del Pontífice quien estaba sentado en un trono instalado sobre un escenario blanco, mientras que la multitud movía sus brazos y flameaba las banderas rojas y amarillas de su país.

Aznar también recibió a Juan Pablo II

El Papa recibió hoy en la Nunciatura de Madrid al presidente español, José María Aznar, acompañado de su familia, con quien habló de la institución familiar, que es considerada por Juan Pablo II como la célula básica de la sociedad.

El portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, señaló que el encuentro fue muy cordial y se habló de muchas cosas.

"Ha sido el encuentro del Papa con una familia católica española y eso resume todo", añadió Navarro, quien precisó que los asuntos de los que se trató eran referentes a la familia. Aseguró que no se abordaron cuestiones políticas como la guerra de Irak, que fue el problema que llevó a Aznar el pasado mes de febrero a visitar el Vaticano.

Fuentes del Gobierno español subrayaron que en una reunión de estas características "no ha lugar" para ese tipo de asuntos.

Fuente: EFE y AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.