Suscriptor digital

La cueva de Altamira se puede visitar de nuevo

Tras más de un mes, admite grupos de cinco personas
(0)
18 de abril de 2015  

Después de estar casi un mes y medio cerrado, el Museo de Altamira (en el norte de España) reabrió ayer y reinició "con normalidad" las visitas. El formato de estas visitas es el mismo que se inauguró en febrero de 2014: un número muy limitado de personas que permita también evaluar el efecto que esta presencia tiene en la cueva, famosa por el arte prehistórico que contiene.

La elección de los visitantes se decide mediante un sorteo y en esta ocasión resultaron favorecidos dos estadounidenses, un noruego y dos españoles. Así, cada semana, cinco personas más un guía son elegidas en un sorteo de entre los ya inscriptos para visitar la réplica.

Estas visitas suponen una oportunidad para que los elegidos entren en la cueva de Altamira, que permanece cerrada al público general desde 2002 y que cuenta con una réplica inaugurada en 2001.

El último Patronato del Museo de Altamira decidió el 26 de marzo reanudar las visitas experimentales tras comprobarse que la presencia humana en la cavidad no es "significativa" y que su incidencia en la conservación de las pinturas rupestres resulta "imperceptible".

Pese al tiempo que estuvo cerrado el museo, las autoridades señalaron a la agencia EFE que en esta nueva jornada de visitas experimentales la cifra de personas que se acercaron al Museo de Altamira, en Santillana del Mar (Cantabria), fue muy similar a la de cualquier viernes en estas fechas, aunque esta vez hubo una presencia mayor de los medios de comunicación. El número de participantes en el ya casi tradicional sorteo, que tuvo lugar a las 10.45, tampoco cambió.

Una de las favorecidas fue Leonore Weber, una psicoterapeuta estadounidense jubilada de 73 años. Cuando llegó a Altamira, Weber no estaba ni siquiera enterada de que se celebraba el sorteo que permite que los cinco elegidos visiten la cueva. Mucho menos imaginaba que ella estaría entre esos cinco. Según publica el diario El País de Madrid, la visitante contó tras los 37 minutos que duró la recorrida: "El dominio del arte es increíble, su habilidad para aprovechar los volúmenes de la propia cueva. Es alucinante contemplar tan cerca el nacimiento de la sensibilidad artística y que se haya producido tan pronto en la historia".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?