Arte. La máquina de sentido