“La única marcha nacional” que Vicente López escribió aquel otoño