Un fenómeno mundial: Harry Potter y las obras de Tolkien despertaron el interés. Los adultos vuelven a los libros infantiles