Manuel Dorrego, amado y odiado por igual