Murió el sociólogo y pensador francés Pierre Bourdieu

Fue un crítico de la política neoliberal
(0)
25 de enero de 2002  

PARIS.- El sociólogo Pierre Bourdieu, uno de los intelectuales franceses más influyentes de la actualidad, murió en un hospital de París a los 71 años, víctima de un cáncer, según informaron ayer sus colaboradores cercanos.

Catedrático de sociología en el prestigioso Colegio de Francia desde 1981, Bourdieu se hizo conocido en la década del 70 a partir de una serie de estudios sobre las desigualdades sociales. Autor de más de 30 obras, cobró prestigio en los últimos años con sus apariciones públicas donde criticaba la cultura y la política neoliberal y los efectos de la globalización.

Hijo de una familia de campesinos, nació el 1° de agosto de 1930 en la localidad de Denguin, al sudoeste de Francia. Al concluir sus estudios en filosofía, inició su carrera académica en Argelia.

Entre 1964 y 1980 fue director de la Escuela de Altos Estudios de Ciencias Sociales de París. También se desempeñó como director de la revista "Actes de la recherche en sciences sociales".

Sus primeros trabajos analizaron el sistema educativo; más tarde, Bourdieu abordó temas de cultura, literatura y política. En diversas ocasiones fue acusado por simplificar la realidad social en pos de sus teorías.

Repercusiones

Su muerte causó conmoción en la comunidad política y científica. El presidente de Francia, Jacques Chirac, se refirió a Bourdieu como "uno de los intelectuales más talentosos y reconocidos del mundo".

Por su parte, el primer ministro, Lionel Jospin, recordó al pensador como un hombre "que vivió personalmente la dialéctica entre el pensamiento y la acción".

Jacques Derrida, otro gran filósofo francés, expresó en las páginas del diario Le Monde que Bourdieu "tenía la ambición de abarcar todas los campos de la actividad social, incluido el campo intelectual". El sociólogo Patrick Champagne destacó la vitalidad del pensador, que "incluso en el hospital, seguía corrigiendo los trabajos de sus colaboradores".

Intelectual crítico

Su línea de pensamiento logró trascender las fronteras de Francia. La Asociación Sociológica Internacional, por ejemplo, incluyó a su libro "La distinción. Una crítica social del gusto" (1979) entre las diez obras de sociología más importantes del siglo XX. "La miseria del mundo" (1993) -una investigación sobre las condiciones de reproducción de la pobreza- se convirtió en un best seller internacional. Y algunos conceptos clave de su vasta obra se incorporaron definitivamente a los diccionarios académicos de todo el mundo.

Seguidor de Karl Marx y Michel Foucault, pueden distinguirse dos etapas en su obra. La primera, que arrojó títulos como "Los herederos" (1964) y "Lo que hablar significa" (1982), intenta desentrañar las estructuras de dominación y las formas de construcción del poder.

Apoyado en rigurosos trabajos de campo, durante este período realizó investigaciones sobre temas tan diversos como la educación, el papel de los artistas y la conformación del gusto en las distintas clases sociales.

En la segunda etapa de su obra, el pensador francés, armado con sólidos argumentos y un prestigio indiscutible, inició una cruzada para devolverle el terreno perdido a los intelectuales comprometidos.

A esta época pertenecen libros como "Los intelectuales y el poder" (1991), "Sobre la televisión" (1997), y "La dominación masculina" (1998), donde Bourdieu agudizó sus observaciones sobre el periodismo, la política finisecular y la globalización.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?