Oscar Pintor y el eterno retorno de un fotógrafo con mirada propia