Shows solidarios

(0)
26 de diciembre de 2009  

En los últimos años, hubo una batahola de emprendimientos que convocaron a artistas a pintar corazones, vacas, caballos, osos, banquitos materos, botes e incluso inodoros. ¿Esto es arte? El resultado no fue malo, pero tampoco alcanza la excelencia de los platos diseñados por Kasimir Malevich o las lámparas de Gerrit Rietveld, por citar dos adalides de vanguardias utópicas que aspiraban a reconciliar arte y vida. Estas iniciativas son algo así como un Bailando por un sueño sin Ricardo Fort pero con Rogelio Polesello; es decir, el show supera el beau geste, que es la solidaridad. Con el espectáculo como estandarte se llegó al otro extremo: embadurnar con pintura pelotas de tenis, rugby, fútbol y básquet para que las estrellas del deporte las dispararan con puntapiés o raquetazos contra una tela, y luego rematarlas con fines solidarios. Un empresario se lamentaba por haberse perdido la "obra de arte" de un crack del fútbol; para consolarlo le dije que no se confundiera, que ponerle un pincel en la trompa a un elefante no lo convertía en un artista. Molesto, me ignoró el resto de la comida.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.