Suscriptor digital

Un nuevo mapa para la TV argentina

El Comfer elaboró un plan para incentivar la producción de contenidos nacionales y reglamentar la transmisión en cadena.
(0)
22 de agosto de 2000  

El gobierno nacional estudia la puesta en vigor de un nuevo plan nacional de televisión abierta en nuestro país, lo que significaría un cambio rotundo en su funcionamiento actual. El nuevo diseño incorpora las figuras de TV nacional, TV regional y la transmisión por redes. Esta última fue legalizada por el decreto 1005/99, dictado por el ex presidente Carlos Menem, pero no fue reglamentada.

Según fuentes oficiales inobjetables consultadas por La Nación , con el nuevo mapa de la TV el Gobierno procura "mejorar el acceso de los ciudadanos a mayores opciones televisivas para el interior del país, impulsar la producción de contenidos audiovisuales y fomentar la igualdad entre la gente del interior y la de Buenos Aires".

El proyecto elaborado por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), a cargo del interventor Gustavo López, contempla que cada televisora nacional tenga hasta 12 estaciones asociadas. En el caso de las televisoras regionales, la propuesta admite hasta seis repetidoras. En ambos casos, el Gobierno se reserva la facultad de decidir la ubicación de un porcentaje mínimo de estaciones asociadas.

Actualmente, en 25 plazas importantes del país, la gente sólo accede a un canal de TV abierta. En algunos casos se trata de estaciones dependientes de los gobiernos provinciales, y en otros, de empresas privadas. Sólo quienes se asocian a un sistema de TV por cable pueden tener un menú más amplio de opciones televisivas. El nuevo mapa de la TV prohijado por el Comfer fomenta la producción nacional de origen propio en cada estación cabecera, tanto nacional como regional.

De un estudio realizado por el organismo sobre 33 canales -incluidos los de la Capital- y 11.000 horas de programación, se desprende que las emisoras del interior sólo producen "el 13% de lo que emiten. El resto lo reproducen de los canales de aire o de cable de Buenos Aires. El 72% es repetición de la programación de aire, y el ocho por ciento, de cable".

El plan prevé una inversión del orden de los US$ 300 millones para la instalación de cabeceras y canales asociados, la apertura de unos 1300 puestos de trabajo, así como la licitación de un piso de 30 nuevos canales de aire.

Telefé (Grupo Telefónica) y Azul TV (Grupo Telefónica-Prime TV) son los canales que registran mayor presencia en el interior del país, merced a su red de estaciones asociadas de hecho. La TV abierta actual es local.

Innovar o no innovar

La iniciativa del Comfer es la primera que se pondría en marcha después de 40 años de mantenerse intacto el mapa de la televisión. Durante cuatro décadas los cambios aplicados a la TV pivotearon sobre frecuencias existentes. En 1989, Menem privatizó los canales que ya funcionaban.

La propuesta cuenta con el acuerdo de algunas empresas periodísticas y el rechazo de otras. Según supo La Nación , el Grupo Clarín y el actual dueño de América, Carlos Avila, han dado indicios de compartir el espíritu de la propuesta oficial, en tanto el Grupo Telefónica mantiene una posición neutral. Entre los empresarios más críticos se hallan Daniel Vila, de Mendoza (Canal 7), cuya compañía de TV por cable (Supercanal Holdings) está en concurso preventivo, y Alberto Gollán, de Rosario (Canal 3).

Consultados por La Nación , Vila y Gollán dijeron que el plan "destruirá el federalismo; la TV del interior irá a la ruina y quedaremos supeditados a lo que decidan los canales porteños".

También los diputados nacionales por Santa Fe Jorge Obeid (PJ), René Balestra (UCR) y Rubén Giustiniani (Frepaso) se oponen al plan y pidieron explicaciones al Gobierno.

Mientras avanza la "búsqueda de consenso" con las empresas periodísticas, el Comfer tiene entre manos dos propuestas alternativas. En un caso, se sugiere llamar a licitación para otorgar nuevas frecuencias de TV por aire en todo el país. En el otro, reglamentar el decreto 1005/99, dictado por el ex presidente Menem, por el cual se legalizó la transmisión por cadena.

Una vez cerrada la ronda de consultas que el Comfer ha iniciado en el mercado, el presidente Fernando de la Rúa decidirá el camino por seguir respecto de la TV, sobre la cual ha anticipado su voluntad de que todos los ciudadanos tengan un acceso igualitario a la información.

Si se tiene en cuenta que el universo de usuarios del cable en la Argentina oscila entre los 4,5 y 5 millones de televidentes, puede inferirse que la mayor parte de la población sólo accede a la TV abierta de su lugar de residencia. Un asunto paradójico en un mundo cada vez más interconectado y globalizado, y también más concentrado.

La TV abierta al debate de ideas

Gustavo López

  • "Es voluntad del gobierno nacional abrir el mercado de la TV abierta en todo el país, ya que existe una necesidad real en muchas provincias donde la gente sólo tiene una única oferta de televisión por aire. En 12 provincias el menú televisivo se reduce a un canal. Esta propuesta podrá salir por ley del Congreso o por decreto del presidente De la Rúa."

  • "La razón por la cual durante largo tiempo se mantuvo cerrado el mercado televisivo es que la información era considerada un asunto de seguridad del Estado, una materia más dentro de la doctrina de seguridad nacional. Pero en el mundo globalizado, la información es un derecho humano fundamental y hace a la calidad de vida de los ciudadanos."

  • "Todos los habitantes del país tienen derecho a acceder a la información gratuita. Apostamos a la democratización de la información, a la posibilidad de acceso de todos los sectores sociales a la radiodifusión y a la producción de contenidos como fomento de la actividad industrial."
  • Daniel Vila

  • "La propuesta oficial destruirá los canales independientes del interior y generará una concentración encabezada por los canales de la Capital."

  • "A las televisoras provinciales les resultará imposible realizar producciones propias y comercializar publicidad en el nivel nacional. Sin ingresos por publicidad no hay TV."

  • "Los canales del interior no tienen recursos para producir programas propios."

  • "El plan oficial está armado para favorecer al Grupo Clarín, en perjuicio de los grupos periodísticos provinciales. Incluso perjudica al Grupo Telefónica, que pagó más de US$ 500 millones para comprar Telefé y la red de canales del interior."

  • "Si se instrumenta la transmisión por redes, los canales del interior no tendrán posibilidades de comprar programación a los canales de Buenos Aires, pues éstos producirán para sus propias repetidoras."
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?