Visto y oído. Una tarde en Roque Pérez