Villarruel deja Telefé y arma su propia productora

El director artístico del canal anunció anoche sus nuevos planes; irá en su lugar Marisa Badía
Natalia Trzenko
(0)
18 de diciembre de 2009  

Después de diez años al frente de los contenidos de Telefé, anoche, Claudio Villarruel y Bernarda Llorente anunciaron su sorpresivo alejamiento del canal líder. Su cargo será ocupado por la veterana productora Marisa Badía, que este año estuvo al frente del ciclo de Susana Giménez.

Mientras en los estudios de la emisora ubicados en Martínez se celebraba la fiesta de despedida del año, un comunicado oficial confirmó la noticia que seguramente cambiará el panorama de la TV argentina. Aunque queden relacionados con Telefé gracias a una productora de contenidos propios (que podrían incluir otras plataformas), lo cierto es que desde que Villarruel y Llorente asumieron su puesto en lugar de Gustavo Yankelevich, personificaron, junto a Adrián Suar, a la pantalla chica del siglo XXI.

Un medio en el que las productoras independientes cobraron gran importancia y la venta internacional de los programas locales ganó un lugar de privilegio en la agenda de los canales. Además, a tono con lo que sucedía en la TV del resto del mundo, con Gran Hermano y Operación Triunfo a la cabeza, introdujeron los reality shows en la Argentina, un género controvertido pero exitoso.

Primeros en el rating de manera casi ininterrumpida -este año sólo quedarían segundos detrás de El Trece en el mes actual-, los ejecutivos consiguieron mantener la popularidad de Telefé y al mismo tiempo ampliar sus fronteras temáticas. Con un puñado de ficciones novedosas y de calidad como Resistiré , Montecristo , Vidas robadas y Televisión por la identidad , serie de telefilms dedicado a los niños secuestrados durante la dictadura militar con la que ganaron el primer premio Emmy internacional para la Argentina, demostraron que calidad y compromiso no están necesariamente reñidos con las buenas mediciones de audiencia. A partir de aquellas ficciones nació Telefé Contenidos, una productora dentro del canal que Villarruel y su socia defendieron siempre y que posiblemente sea el origen de la empresa independiente que comiencen a armar desde ahora.

El dúo sostuvo una dura competencia con El Trece, que derivó en prácticas que terminaron instalándose como la norma en la pantalla: poco respeto por los horarios de inicio y cierre de los programas y cambios intempestivos en la emisión y estreno de ciclos que muchas veces parecieron estar más motivados por los movimientos del canal de enfrente que en el beneficio de la audiencia.

Video

Villarruel y Llorente tuvieron que campear varios temporales. Entre los más fuertes, el de 2004 cuando Tinelli decidió dejar el canal. De un año para el otro, los directores de contenido se vieron obligados a demostrar que su continuado suceso no dependía exclusivamente del conductor. Algo impensado en 1999, cuando Yankelevich dejó la conducción del canal que manejaba desde su privatización y Villarruel pasó del sillón de productor de VideoMatch al de programador. Sorteado el escollo del vacío que dejó VideoMatch en la pantalla, Villarruel y Llorente siguieron fuertes a pesar de la sistemática caída de la inversión publicitaria en televisión.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.