El finlandés Latvala celebró en su tierra y se acercó en la lucha por el título a Ogier