Cerca de la hazaña

Estados Unidos se impuso a Resto del Mundo por 181/2 a 151/2; empate de Cabrera con Mickelson
Estados Unidos se impuso a Resto del Mundo por 181/2 a 151/2; empate de Cabrera con Mickelson
(0)
26 de septiembre de 2005  

PRINCE WILLIAM COUNTY, Virginia.- Se estuvo cerca de la hazaña. Mucho más cerca de lo que ese score final de 181/2 a 151/2 puede indicar. La Copa Presidentes volvió a manos de los Estados Unidos, que se impuso al Resto del Mundo en la última jornada, en una definición apasionante. Pero el conjunto internacional estuvo a un par de hoyos de forzar un último partido de desempate. Y en ese intento estuvo metido el cordobés Angel Cabrera, que tuvo una buena performance en todo el fin de semana.

Al comienzo de la jornada de cruces individuales, todo estaba igualado en 11. Pero las previsiones hacían suponer un fácil triunfo de los norteamericanos, más precisos en ese tipo de formatos. Las primeras horas de juego confirmaban esas sensaciones. Los triunfos de Justin Leonard, David Toms y Kenny Perry le daban forma a la victoria del conjunto local. En el resto de los matches en curso había ventaja para los jugadores norteamericanos y la excepción sólo se veía en el duelo entre Tiger Woods y Retief Goosen, que ganó éste último.

Pero hacia el final del día, las tendencias empezaron a cambiar. Y cuando quedaban dos partidos por terminar, Estados Unidos se imponía por apenas dos puntos (17-15) y la ventaja era de los internacionales: había que ganar los dos para forzar el playoff.

En el cruce con Phil Mickelson, Cabrera llegó uno arriba al hoyo 18. Había llegado a ese desenlace después de concretar birdies en el 14, 16 y 17, y así revertir un recorrido desfavorable. Al mismo tiempo, Stuart Appleby definía con Chris DiMarco.

En el 18, el zurdo Mickelson hizo birdie para ganar el hoyo y empatar el partido. Levantó los brazos en señal de festejo (si empataban, EE.UU. ganaba la Copa). Pero con las nuevas reglas, todos los juegos individuales van a desempate hasta que un equipo tenga los puntos necesarios para ganar. Alguien se acercó a Mickelson y le comentó el cambio de normas. El rostro de Phil perdió la sonrisa. Y entonces el cordobés y el norteamericano empezaron a jugar el playoff.

Pero no lo terminaron: habían pegado dos golpes cada uno cuando de otro sector del campo escucharon el griterío del público. ¿Qué pasó? Appleby y Di Marco llegaron igualados al hoyo 18; si seguían así, también debían ir a playoff. Pero el jugador local acertó un putt desde casi cinco metros para birdie y desató el festejo del equipo norteamericano. En otro fairway, Mickelson y Cabrera se dieron la mano y dejaron sin terminar su hoyo de desempate. La hazaña estuvo a un paso. Y Cabrera hizo su aporte, como en todo el fin de semana.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.