Alemania salió tercero en el Mundial que Uruguay no olvidará por muchos años

En un gran partido, los germanos vencieron a los charrúas por 3 a 2 y alcanzaron el podio en Sudáfrica; Müller abrió el marcador, Cavani y Forlán revirtieron el resultado y Jensen y Khedira volvieron a dar vuelta la chapa en favor de los europeos
En un gran partido, los germanos vencieron a los charrúas por 3 a 2 y alcanzaron el podio en Sudáfrica; Müller abrió el marcador, Cavani y Forlán revirtieron el resultado y Jensen y Khedira volvieron a dar vuelta la chapa en favor de los europeos
(0)
10 de julio de 2010  • 18:02

Video

PORT ELIZABETH.- La imagen de Diego Forlán, a cinco minutos del epílogo, corriendo a acomodar la pelota para apurar el saque de arco de Butt fue la postal con la que Uruguay se despidió del Mundial de Sudáfrica, donde pese a caer ante Alemania por el tercer puesto, alcanzó su mejor producción en una Copa desde México 1970.

El conjunto del Maestro Tabárez no pudo con el tanque europeo, cayó 3 a 2, y no figurará en la foto del podio de Sudáfrica 2010, pero dejó una huella indeleble de entrega, sacrificio y amor por la camiseta que un cuarto puesto no podrá pagar.

Uruguay logró remontar la desventaja inicial, pero no pudo conservar el 2-1 parcial. Una Alemania más ordenada e incisiva en el contraataque se terminó llevando el tercer lugar en la Copa, un resultado seguramente positivo para un grupo en formación comandado por Joachim Löw que apunta a explotar en 2014.

El inicio del partido fue mejor de Alemania, que asumió el protagonismo y se paró en campo rival, relegando a una Uruguay desorientada. Después de avisar con un cabezazo en el travesaño de Friedrich, a los 10 minutos de juego, pegó primero el conjunto de Löw, con un gol de Müller, que aprovechó un rebote al corazón del área de Muslera, de floja tarea en el partido.

La reacción llegó nueve minutos más tarde, cuando Pérez recuperó un balón y dejó mal parada a Alemania en defensa. Vértigo mediante de Arévalo Ríos, Cavani definió cruzado para igualar el partido, que comenzó a ganar en emoción.

En la segunda mitad, a los 6, sorprendió Uruguay con un gran desborde de Ríos -de enorme partido-, que envió un preciso centro para Forlán, que inclinó bien el cuerpo para rematar de volea y convertir uno de los goles más bellos de la Copa. En el mejor momento de la Celeste, un nuevo error no forzado de Muslera, a los 11, permitió a Jansen cabecear sin oposición para el 2-2. El golpe final de Alemania llegó a siete del epílogo. Un córner de Ozil no encontró destinatario, quedó picando y, de cabeza, Khedira la empujó a la red.

La jugada final del partido -un tiro libre de Forlán al travesaño- marcó lo cerca que estuvo Uruguay de llevarse algo más de un Mundial que recordará por varios años.

Forlán y Müller, goleadores. Si mañana Villa o Sneijder no consiguen anotar en la final, el Botín de Oro quedará compartido entre cuatro jugadores. Al español y al holandés se sumaron hoy Forlán y Müller, que marcaron un tanto cada uno y llegaron a cinco.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.