Alemania tiene una incógnita

(0)
23 de junio de 2002  

SEOGWIPO, Corea del Sur.– El inconformismo que deja el seleccionado alemán en el Mundial trajo un sinfín de cuestionamientos, con muchas declaraciones de tono elevado. Acaso la más sorprendente cayó en la figura de Franz Beckenbauer: ”Si uno los mete a todos –salvo a Oliver Kahn– en un saco y empieza a apalear, seguro que siempre acierta con alguien que se lo merece”, dijo con relación al equipo alemán, que jugará ante Corea por un lugar en la final de la Copa del Mundo.

El enfoque crítico de Beckenbauer despertó la salida del técnico Rudi Völler, que fue autocrítico para no avivar el fuego. “Estamos entre los cuatro primeros, pero eso no quiere decir que estamos entre los cuatro mejores. Tendremos que corregir muchas cosas. De lo contrario, las semifinales serán nuestra última parada”, dijo el entrenador alemán.

En el aspecto futbolístico, ya con vistas al mach ante los orientales, Alemania aún no despejó una duda en la formación: Hamann no se entrenó porque sufre una molestia en los ligamentos de la rodilla derecha. Si Hamann no se recupera –el cuerpo técnico estima que llegaría para el decisivo partido de pasado mañana–, su lugar sería ocupado por Jens Jeremies. Todos los demás futbolistas alemanes están en óptimas condiciones y ayer realizaron una práctica liviana.

El defensor Christoph Metzelder sufre una contractura muscular en el muslo derecho, mientras que el volante Michael Ballack se recupera de un corte que tiene debajo del ojo derecho, aunque ninguno de los dos tendrá problemas para jugar ante Corea del Sur, que eliminó a España (en medio de un escándalo) por la vía de los penales.

Si bien Völler no definió el equipo, Alemania formaría así: Oliver Kahn; Thomas Linke, Sebastian Kehl y Metzelder; Torsten Frings, Bernd Schneider, Hamann o Jeremies y Christian Ziege; Ballack; Oliver Neuville y Miroslav Klose.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.