Barros Schelotto y Gallardo: cómo una serie puede cambiar algunas impresiones de los técnicos