Boca no se detiene, le ganó 2-0 a Unión, es líder y parte de la Bombonera gritó por Juan Román Riquelme

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Franco Tossi
(0)
24 de noviembre de 2019  • 14:41

Mientras Juan Román Riquelme dominaba el partido político en las tribunas, adentro Boca solucionó su compromiso deportivo frente a Unión, de Santa Fe. Con un triunfo contundente por 2-0 en la Bombonera, el conjunto de Gustavo Alfaro se adueñó de la cima de la Superliga y está en un buen camino para lograr el objetivo del plantel: terminar el año mirando a todos desde arriba. Se verá si lo logra y, también, si lo termina consiguiendo en solitario o acompañado. Porque son muchos los equipos que están respirando cerca del xeneize. Con los tres puntos de este domingo, al menos, ya superó la línea de 25 unidades que ostentaban Lanús y River (un partido menos) y Argentinos, que esta noche juega su encuentro ante Newell's y puede alcanzarlo.

Boca lo jugó con mucha soltura. Enfrente tuvo un rival que no solo no creó situaciones de peligro sino que ni siquiera pudo insinuar algo. Absolutamente todo fue del local. El fútbol tiene algunas cuestiones que no responden a la lógica: ante Unión mostró una versión muy superior a la que expuso ante Arsenal hace tres semanas (5-1), pero convirtió mucho menos. Infinidades de aproximaciones, posesión de pelota y una actitud que estuvo muy por encima de los hombres de Leonardo Madelón.

De hecho, los xeneizes comenzaron a ganar el compromiso desde el arranque del encuentro. Llegando a los dos minutos, una arremetida de Eduardo Salvio, de derecha al centro del área, y su zurdazo al segundo palo generó una respuesta extraordinaria del arquero Sebastián Moyano, que la sacó al córner con la mano derecha. De ese tiro de esquina, la precisa pegada de Emanuel Reynoso puso el balón en la cabeza de Ramón Ábila, que sin saltar metió un frentazo que rompió el partido. Y, claro, la locura en las tribunas comenzó por recuperar la punta en soledad y por el recuerdo de la final que perdió River ante Flamengo.

El gol de Wanchope Ábila

Salvio fue el mejor jugador de Boca. Su jerarquía es indudable. Tanto para rematar con potencia como para eludir en cualquier zona del campo: arranca el sprint con la pelota pegada a la diestra, pero luego tiene la calidad suficiente como para dejar rivales tirados con un toque rápido de su pierna inhábil. Su atrevimiento para dejar a uno y otro en el camino, sumado a las veces que armó buenas sociedades con Reynoso, hicieron que Boca tenga una mejor cara con respecto a las últimas semanas.

El hincha supo reconocer la labor de todos con aplausos constantes ante la confianza para cada elaboración o el sacrificio para la recuperación inmediata. Porque en el complemento todo siguió por el mismo rumbo: Boca con el dominio; Unión, intentando, a las apuradas, complicar a un Esteban Andrada al que no exigieron nunca.

El gol de Mac Allister

Apenas 10 minutos del segundo tiempo resultaron suficiente para cerrar la victoria de Boca: Wanchope salió del área, le cedió el balón a Capaldo, que con un movimiento muy inteligente rompió la defensa de Unión y encontró a Alexis Mac Allister que definió sin problemas de frente al arco de Moyano.

¿Boca pudo aumentar la diferencia? Sí, claro. Pero si no lo consiguió fue por la gran actuación de Moyano, que nada pudo hacer en los dos tantos que recibió. A los 21 minutos de la segunda etapa, Carlos Izquierdoz tuvo su chance con un excelente cabezazo al primer palo que sacó el arquero con una volada justa. Y a los 28, le ahogó el grito a Reynoso: cuando el arco estaba sin arquero, con un toque de derecha liviano le dio el tiempo preciso para que regresara sobre sus pasos y sacara sobre la línea una pelota tremenda.

Boca se impuso y es puntero. La próxima fecha será frente a Argentinos, el equipo que puede igualarlo en la tabla y con el que protagonizarán un duelo atractivo, nuevamente en la Bombonera. Eso sí: con el condimento de que ese sábado estará presente Juan Román Riquelme. Un plus para la gente y para el equipo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.