La primera B Nacional. Chacarita-Tigre terminó en otra tarde de violencia y barbarie