Con el permiso de Raúl, Agüero bien pudo ser el mejor