Ivan Perisic, el verdugo de España al que ya nadie se atreve a llamarlo gallina