La consagración de San Lorenzo dejó a River sin Copa Libertadores