La fiesta interminable: la selección de Portugal ya celebra en suelo luso la obtención de su primera Eurocopa