Copa Libertadores. La fórmula de la izquierda de Boca tiene un nuevo actor de reparto (que puede ser la figura)

Engancha Edwin Cardona y Bonsu sigue de largo; el colombiano fue titular por primera vez desde su regreso
Engancha Edwin Cardona y Bonsu sigue de largo; el colombiano fue titular por primera vez desde su regreso Crédito: Staff images / CONMEBOL
Ariel Ruya
(0)
23 de octubre de 2020  • 07:00

Dueño de las pelotas paradas, se cierra tal vez de modo excesivo, porque su perfil no se siente cómodo corrido a una banda. Impreciso y lento, por momentos, lúcido y exquisito, en buena parte del espectáculo, Edwin Cardona encuentra su segunda etapa en Boca como una oportunidad dorada, que jamás imaginó, motivado por el llamado de Román Riquelme y respaldado en un pasado que ofreció más insinuaciones que soluciones. El colombiano, de 27 años, más estilizado, algo apartado del antiguo número 10 que creaba fantasías sólo cuando se les ocurría, actuó anoche contra Caracas, en la Bombonera, con la cabeza de enganche y la posición de extremo. y su clase sigue intacta.

Sus mejores momentos

La fórmula de la izquierda de Boca no tiene un nombre ni una propuesta exclusiva. El colombiano, de sensacional pegada -le cedió el 1 a 0 a Lisandro López, desde las alturas-, se corrió hacia el centro, para que volara Frank Fabra por la misma banda, libre hasta el banderín del córner, dispuesto para levantar la cabeza y lanzar más de un centro. Cardona es otro asunto. Por eso, fue un amague permanente: me quedo, me voy. Me instalo y hago la banda, de arriba hacia abajo -con la obligación, además, de la marca- e inmediatamente, una lógica aproximación junto con Tevez, en una nueva sociedad audaz. Con la pelota en su poder, es un crack de los suburbios. Acorralado, no siempre explota.

Edwin Cardona
Edwin Cardona Crédito: Staff images /CONMEBOL

Miguel Russo duda. Sabe que la situación judicial de Sebastián Villa ofrece un espacio vacío. El colombiano recorría ese sector con velocidad, habilidad y centros que no siempre acababan con efectividad. Tal vez, no le sobra marca. Pero era uno de los imprescindibles, que había recuperado su clase en las últimas semanas antes de la pandemia.

Sus goles en su primera etapa

Agustín Obando es una alternativa, con características parecidas a las de Villa, pero Cardona, una debilidad de Riquelme, tuvo una actuación interesante en un ensayo frente a Estudiantes de Río Cuarto y el DT se entusiasmó. Le dio la razón, por ejemplo, en el 2-0, marcado por Tevez: un pase profundo de Cardona encontró la descarga en Fabra, una combinación desde la izquierda, previa al tanto de Apache.

Edwin Cardona en primer plano en el festejo del segundo gol de Carlos Tévez contra el Caracas FC.
Edwin Cardona en primer plano en el festejo del segundo gol de Carlos Tévez contra el Caracas FC. Crédito: AP Photo / Natacha Pisarenko

Contra Libertad, en Paraguay, actuó Gonzalo Maroni y frente a Independiente Medellín jugó apenas 36 minutos y fue reemplazado, por un desgarro. Y Obando actuó en el híbrido 0 a 0 en la Bombonera. Es un buen proyecto, que no se consolida. Cardona encontró un hueco y se metió. Tiene más habilidad que proyección, mejor pegada que recorrido. "Cardona tiene la posibilidad de jugar, conoce el club. Hoy tiene la chance de demostrar", contó Miguel Russo, antes del partido. Semanas antes, decía: "Hablamos con él de forma normal y natural, veremos cómo lo usamos. Tenemos que tener en cuenta lo físico, todo. Vamos a encontrar lo mejor para él y para Boca".

Es un actor secundario con ínfulas de figura. Ya no será un 10 libre, romántico. Pero su clase ayuda: provoca incluirlo.

Lucas Jaramillo, representante de Cardona, aseguró que volvió a Boca por el otro número 10. El más grande. "El llamado de Román a Edwin fue oro puro. La admiración que se tienen mutuamente hizo que siempre se mantenga una puerta abierta. Su llamado fue muy importante para que Edwin resignara la parte económica y tomara la chance de ir a ganar algo desde lo deportivo a Boca", manifestó el representante. Y fue más allá: "Él me dijo que encontró su lugar en Boca, que es su casa. Hoy no es fácil tomar la decisión de regresar y ganar menos en las circunstancias que nos toca, por eso fue difícil la negociación con Boca. Fue importante que cada uno ponga su granito de arena. Uno a veces tiene que retroceder dos pasos para luego dar cinco adelante".

Cuando retrocedió (en el campo de juego) se vislumbró su fuego sagrado. Tiene panorama, pegada, no le sobra recorrido. De su cabeza depende aceptar su nuevo lugar en el mundo.

Por: Ariel Ruya

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.