Opinión. La historia azulgrana lo merecía